Buscar

A los demócratas no les salen las cuentas

José Luis de Haro
2/06/2008 - 20:59

Como muchos ya se temían, la interminable batalla campal entre Barack Obama y Hillary Clinton dentro de las propias trincheras demócratas ha terminado por mermar considerablemente la cuenta corriente de los liberales de cara a las presidenciales, que se celebrarán el próximo mes de noviembre. Pese a que el senador de Illinois ha sido el verdadero rey Midas de esta campaña, el costoso proceso que está suponiendo sobrevivir a las primarias está dejando seco al partido de cara a la guerra presidencial. Los republicanos parecen estar frotándose las manos.

Desde que comenzó el tedioso proceso para elegir candidato, a finales del año pasado, el republicano John McCain ha sido presentado como el niño pobre de esta pelea. Sin embargo, todas las alarmas han comenzado a sonar tras las declaraciones de Carly Fiorina, consejera económica del senador de Arizona y ex consejera delegada de Hewlett Packard.

Esta mujer reconoció ante las cámaras de la CNN a finales de abril, que McCain contaba "con unos 60 millones de dólares (38,6 millones de euros) en efectivo para plantar cara a su oponente demócrata", mientras que en el bando de los liberales, Obama sólo alcanza los 50 millones de dólares (32,2 millones de euros).

Máquinas de hacer billetes

No se puede negar que tanto Obama como Clinton se han convertido en verdaderas máquinas de hacer billetes verdes, pero su encarnizada lucha por hacerse con la nominación del Partido Demócrata no ha hecho más que desperdiciar las importantes sumas alcanzadas.

En los cuatro primeros meses del año, el senador de Illinois, que se perfila como el candidato que finalmente se llevará el gato al agua, se ha gastado más de 100 millones de dólares (64,3 millones de euros) para sacar ventaja a la ex primera dama en lo que al número de delegados se refiere, según confirman los datos registrados por la Comisión Federal de Elecciones.

En el caso de la senadora de Nueva York, la situación es aún más sangrante, puesto que debe alrededor de 20 millones de dólares (13 millones de euros) a diversos prestamistas y ha tenido que poner varios millones de su propio bolsillo para salir airosa de algunas batallas.

La sana economía de McCain

Sin embargo, la temprana proclamación de McCain como el elegido de los republicanos ha conseguido que el ex combatiente de Vietnam no haya tenido que ir derrochando dinero para batir a sus contrincantes de partido. De hecho, el senador lleva ya meses haciendo campaña presidencial y parece que esta holgada ventaja está funcionando.

Una encuesta realizada la semana pasada por Rasmussen Reports indicaba que el 47 por ciento de los americanos confía más en él que en Obama en lo que a temas relacionados con la economía se refiere. De hecho, Obama cuenta tan sólo con el 41 por ciento del apoyo ciudadano.

En medio de este enfrentamiento financiero, los demócratas se han encontrado con un nuevo escollo en el camino: la falta de financiación para su convención, que se celebrará en Denver el próximo 25 de agosto y en la que se espera hacer oficial el nombre del nominado a la Casa Blanca.

Recta final

De momento, el Comité Nacional Demócrata, ha reconocido que sólo se ha conseguido acumular 15 millones de dólares (9,7 millones de euros) de los 40,6 millones de dólares (26 millones de euros) necesarios para que la reunión prospere de forma adecuada.

Tras las primarias celebradas ayer en Puerto Rico, la recta final de este agónico proceso electoral culminará mañana en los estados de Montana y Dakota del Sur, donde Obama y Clinton se verán las caras por última vez.

Además, durante el pasado fin de semana, el Partido Demócrata acordó que sentará en la convención del próximo agosto a los delegados de Michigan y Florida, aunque sólo con la mitad de sus votos. Estos estados fueron penalizados por adelantar la fecha de sus primarias, en las que Clinton se proclamó vencedora.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0