Buscar

David Ferrer se despide de Roland Garros en puertas de las semifinales

AFP
4/06/2008 - 19:38

El español David Ferrer se quedó a un paso de disputar las semifinales de Roland Garros contra el número uno mundial, Roger Federer, porque le faltó "chispa" este miércoles ante el francés Gael Monfils, pero se va satisfecho y consciente de que es uno de los mejores del mundo.

"Era una buena oportunidad para hacer 'semis' pero no estamos para quejarnos. Ser quinto del mundo ya es suficiente, es mucho y hay que valorarlo, ser consciente de lo importante que es", explicó Ferrer, que perdió por 6-3, 3-6, 6-3 y 6-1 ante el último francés en liza.

Si no hubiera sido doblegado por Monfils, cada vez más crecido gracias al apoyo del público de la pista central, que no pasaba la más mínima a Ferrer y jaleaba al máximo al francés, el alicantino de 26 años habría ocupado de nuevo el puesto número 4 del ranking en el que estuvo dos semanas en febrero.

Pero el gran especialista de la tierra batida, traicionado a menudo por su incontrolable nerviosismo durante los partidos, se inclinó ante el número 59 del mundo. "Hay partidos mejores y peores. Hoy era uno importante pero no me han salido bien las cosas, el otro ha sido mejor", admitió.

Monfils, que a sus 21 años no había pasado nunca de los octavos de final en Roland Garros, dio una alegría al público local, que no había visto llegar tan lejos a uno de los suyos desde que Sebastien Grosjean lo logró en 2001 y que no tiene un campeón francés desde hace 25 años, cuando se coronó Yannick Noah.

"No me ha sorprendido su nivel. Es peligroso, joven y con mucha proyección", decía Ferrer del francés, que estuvo apartado por lesión durante meses. "He intentado hacerle dejadas o abrir el ángulo pero con la bola tan pesada se me complicaba", explicó.

'Ferru' ganó este año en Valencia el sexto título de su carrera, el cuarto en polvo de ladrillo, pero no tendrá la suerte de vérselas en París con el número uno mundial, Roger Federer, que le ha derrotado en sus ocho choques hasta la fecha.

"También me ha pesado un poco el físico", añadió Ferrer, que llegaba con dos maratonianos partidos de cinco sets ante el australiano Lleyton Hewitt y el checo Radek Stepanek a sus espaldas, pero esta vez se inclinó en cuatro mangas y dos horas 27 minutos.

Monfils estuvo muy bien al servicio y con su derecha durante todo el encuentro, mientras que Ferrer cometía demasiados errores no forzados y se dejaba llevar por el nerviosismo que suele hacerle pagar con largos e inciertos partidos.

"La clave ha sido el tercer set. He fallado muy rápido, él se ha puesto por delante y cuando más cansado estaba él yo le he dado alas. A mí me ha faltado chispa", explicaba Ferrer, que no supera su mejor resultado en Roland Garros.

Pero deja París haciendo balance positivo, "deseando empezar la temporada en hierba", con su billete para los Juegos Olímpicos de agosto en Pekín y con la posibilidad de jugar las semifinales de Copa Davis con España. "A veces se peca de egoísmo, de querer más y hay que valorar lo que tienes", asegura.

em/sdm

Otras noticias

Contenido patrocinado