Buscar

EEUU/R.Unido.- EEUU amenaza a Reino Unido con tomar medidas legales contra los nuevos impuestos a las aerolíneas

7/06/2008 - 11:59

El nuevo gravamen pretende incrementar en 650 millones de euros los impuestos procedentes de las compañías aéreas que operen en el país

LONDRES, 7 (EUROPA PRESS)

El Gobierno estadounidense a través de su embajada ha enviado una carta al Ejecutivo británico que muestra sus "profundas preocupaciones" con respecto a la propuesta de un nuevo impuesto en Reino Unido que se aplicará a las aerolíneas que operen en el país.

Concretamente, Washington amenaza en la misiva con tomar medidas legales contra el nuevo gravamen, que se aplicará a las tasas pagadas por los vuelos a larga distancia, no sobre los vuelos directos.

El objetivo del nuevo tributo es incrementar en 520 millones de libras anuales (650 millones de euros) los ingresos derivados de las aerolíneas a través de un aumento de las tasas impuestas sobre los vuelos de larga distancia, que se traducirá en un aumento de los precios de los billetes de avión.

Las aerolíneas, que están haciendo frente a un fuerte ajuste de sus balances como consecuencia del encarecimiento del crudo, calculan que el próximo año las tasas que se aplicarán a cada pasajero en vuelo de larga distancia tanto a EEUU como a otros destinos aumentarán desde las 40 libras actuales (50 euros), hasta las 100 libras (125 euros), lo que podría traducirse en un descenso de viajeros.

La inusual reacción del Gobierno norteamericano, que se produce una semana antes de la visita oficial de su presidente, George Bush a Reino Unido, podría causar serias preocupaciones en Downing Street, e incluso llevaría a replantear su política fiscal.

La misiva, que consta de seis páginas, contradice los argumentos realizados a favor del impuesto por parte del ministro del tesoro británico, Alistair Darling, que asegura que los impuestos aumentarán con el objeto de producir beneficios medioambientales.

MEDIDAS LEGALES

"La propuesta del Tesoro, aunque planteada como una medida medioambiental, parece constituir en realidad nada más que un dispositivo para generar ingresos adicionales procedentes de la comunidad de aerolíneas", asegura el Gobierno estadounidense en la misiva.

"No existe relación entre los fondos recaudados de las aerolíneas y la mitigación de ningún impacto medioambiental procedente de las emisiones de las mismas o otros problemas medioambientales", asegura.

"Es más, la propuesta no demuestra que la nueva fiscalidad pueda influenciar sobre las aerolíneas para que ajusten su flota o sus prácticas de reservas para lograr que ajusten más la carga... No se ha proporcionado ningún dato que justifique un impuesto basado en el daño procedente de las emisiones de los aviones", concluye.

La Embajada estadounidense, de la que es responsable el embajador Robert Tuttle, ha advertido además que el nuevo gravamen amenaza con dañar la competitividad de Reino Unido en el sector.

"El impuesto propuesto podría reducir el número de operaciones de vuelo tanto hacia EEUU como desde el mismo país a través de un aumento global del coste de fletar aviones desde Reino Unido hacia otros destinos", recalca la misiva, fechada en el pasado 15 de abril.

La carta establece que dada la renovación de la competitividad del aeropuerto de Heathrow con la apertura de la terminal 5, la propuesta abre también "serias preocupaciones legales" debido a la existencia de numerosos tratados internacionales que podrían ser violados en el espectro legal internacional. Estados Unidos podría acogerse a estos tratados para iniciar acciones legales contra Reino Unido a este respecto, e incluso ha remitido la misiva a otros Gobiernos europeos.

Esta intervención del Gobierno estadounidense es el último revés a las reformas fiscales impulsadas por Reino Unido anunciadas durante el pasado año.

El asunto es especialmente sensible para las compañías aéreas ya que en estos momentos están sufriendo una fuerte presión sobre sus márgenes ante la imparable subida de los precios de los combustibles, mientras que los viajeros tienen que enfrentarse a un mayor coste de sus billetes de cara a las vacaciones estivales.

"Todo esto es una absoluta pesadilla", declaró al diario una fuente cercana a las conversaciones. "El tesoro ha cometido un grave error y no ha pensado en sus consecuencias. El ministro tendrá que sortearlo o amenazará la salud de la industria aérea del país", aseguró.

Otras noticias

Contenido patrocinado