Buscar

DEPORTES
¿El Mundial de las sorpresas? Ni Alemania, ni Brasil, ni España ni Argentina ganan en su debut

Hillary Clinton tira la toalla y apoya candidatura de Barack Obama

AFP
7/06/2008 - 18:32

Hillary Clinton, la senadora que soñaba con ser la primera mujer elegida a la presidencia de Estados Unidos, le dio este sábado todo su respaldo a su rival demócrata Barack Obama, al finalizar formalmente su histórica campaña por la Casa Blanca.

"No es el tipo de reunión que preveía, pero estoy segura de apreciar vuestra compañía", afirmó Clinton al iniciar su discurso con un dejo de amargura.

"Hoy suspendo mi campaña, lo felicito por la victoria que ha logrado y la extraordinaria campaña que ha realizado. Le doy todo mi respaldo", dijo Clinton ante miles de seguidores en Washington.

Obama declaró más tarde que Clinton "estará en el primer plano" de la lucha del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de noviembre "y en los próximos años".

"Nadie sabe mejor que la senadora Clinton cuán desesperadamente Estados Unidos y el pueblo norteamericano necesitan el cambio, y sé que ella va a continuar en el primer plano de la batalla este otoño y en los próximos años", declaró en un comunicado el senador de Illinois.

Obama agregó sentirse "entusiasmado y honrado de contar con el respaldo de Clinton. Pero más que eso, le rindo homenaje por la valiente e histórica campaña que ha sostenido".

Clinton reunió a sus partidarios en Washington, en el edificio del Museo Nacional, un vasto complejo cultural en el corazón de la capital y a unas cuadras de la Casa Blanca, tras una larga campaña que inició como favorita y culminó como perdedora ante un rival joven y menos conocido.

La ex primera dama también hizo referencia durante su discurso a los temas de género. "Si podemos enviar a 50 mujeres al espacio, de alguna manera pondremos a una mujer en la Casa Blanca", señaló, mientras algunas mujeres presentes derramaban lágrimas y otras la vitoreaban.

"Y aunque esta vez no fuimos capaces de romper ese elevado y duro techo de cristal, les doy las gracias", dijo.

Clinton no dudó en tomar prestada la consigna emblemática de Obama --"sí, se puede"-- y citó no menos de 15 veces el nombre de su rival.

Tanto Clinton como Obama habían prometido que el partido estaría unido a la hora de luchar contra John McCain, aunque muchos de los 17 millones de electores que apoyaron a la senadora que no están convencidos de votar por su vencedor.

"La manera de continuar ahora nuestra batalla, para alcanzar los objetivos que nos habíamos fijado, es poner nuestra energía, nuestras pasiones, nuestras fortalezas y hacer todo lo que podamos para ayudar a elegir a Barack Obama como el próximo presidente de Estados Unidos", insistió Clinton.

Para vencer en noviembre, Obama necesita atraer a buena parte de quienes respaldaron a Clinton en las primarias: las mujeres, los obreros, las personas de edad y los estadounidenses de origen hispano. Aunque no es dueña de la voluntad de sus electores, ella podría ayudar a convencerlos de que no se abstengan o voten a un republicano en noviembre.

Ambos se encontraron discretamente el jueves en Washington en el domicilio de la senadora Dianne Feinstein, una amiga de la ex primera dama. Nada se filtró de la conversación de cerca de una hora y se separaron en medio de bromas y sonrisas.

Antes de ese encuentro, Clinton anunció que no buscaba la vicepresidencia, sin precisar cuál sería su respuesta si Obama se la ofrece.

Otras noticias

Contenido patrocinado