Buscar

Los pilotos se quejan del estado de la pista del circuito Gilles-Villeneuve

AFP
7/06/2008 - 21:36

La gran mayoría de los pilotos se quejó el sábado de los pedazos de asfalto que se desprendían de la pista del circuito Gilles-Villeneuve, en Montreal, donde el domingo se disputará el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1.

"El problema más grande es la calidad de la pista", declaró el polaco Robert Kubica (BMW-Sauber), segundo en la parrilla de salida del GP.

"Es lo mismo desde hace tres años y prometen cada vez que las cosas van a arreglarse pero nada se hace. Tal vez deberíamos enviar a nuestros propios muchachos para que el trabajo se realice", ironizó el finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari).

"El piso está en un estado lamentable. El año pasado ya habíamos visto pedazos de la pista. Este año es todavía peor", declaró el compañero de equipo de Robert Kubica en BMW-Sauber, Nick Heidfeld.

Interrogado sobre si el deterioro resultaba peligroso para los pilotos en el momento de la carrera, el piloto alemán respondió simplemente "sí".

"Si para el domingo no aparece un remedio la prueba será difícil", consideró el Felipe Massa (Ferrari), visiblemente frustrado por el estado del trazado, así como el Sebastián Bourdais quien aseguró que en toda su carrera nunca vio nada en tan mal estado.

El español Fernando Alonso (Renault) indicó que deseaba reunir a todos los pilotos para hacer presión sobre el director de la carrera, Charlie Whiting, con el objetivo de mejorar la pista antes de la carrera.

El vicepresidente ejecutivo del GP, Francisco Dumontier, explicó por su lado que "confiamos las reparaciones a nuevos especialistas" pero evidentemente algunos problemas de mantienen debido a la propia evolución de los bólidos.

Según Dumontier, entre los problemas figuran la adherencia agresiva de los neumático y la ausencia de sistemas antipatinaje.

El responsable se comprometió a remediar la situación para que "todo este dentro de la normalidad" durante la prueba.

gl/bdx/ev

Otras noticias

Contenido patrocinado


El flash: toda la última hora