Buscar

Chávez reconoce errores y deja sin efecto polémica ley de inteligencia

AFP
7/06/2008 - 23:24

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció este sábado que la polémica ley de inteligencia y contrainteligencia aprobada a finales de mayo, queda provisionalmente anulada y será modificada para corregir "algunos errores", asegurando que su gobierno respeta los derechos humanos.

"Me puse a oír las críticas (a la ley) y al final sí creo que hay algunos errores, no me cuesta nada reconocerlo (...) Por lo tanto decidí esta mañana corregir esta ley", dijo Chávez durante un acto del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El texto que regula las actividades de inteligencia y contrainteligencia abrió un álgido debate entre el gobierno y la oposición, que considera que viola los derechos humanos al no garantizar un proceso justo y promover la delación anónima.

El mandatario admitió que la ley tiene errores y destacó especialmente un artículo que obliga a cualquier persona, empresa u organización --privadas o públicas, nacionales o extranjeras-- a colaborar con los servicios de inteligencia y que según expertos, puede penalizar con cárcel a quien se niegue.

Para varias organizaciones de derechos humanos esta disposición acercaría al país "a lo que se conoce como Estado policía", comentó a la AFP Marino Alvarado del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

"Esto es un error, y no pequeño, que no puedo defender (...) No puedo obligar (a ninguna persona), porque un órgano de seguridad le pide cooperación, a que se convierta en órgano de apoyo (informante) y entonces si se niega a cooperar lo vamos a meter preso", aseguró el jefe de Estado venezolano.

Chávez, un ex militar golpista que fue electo presidente en 1998, recordó ante cientos de sus seguidores que mientras estuvo en la cárcel, tras intentar derrocar al gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1992, nunca accedió a dar información a los cuerpos de inteligencia.

"¡Me hubieran podido matar y torturar y yo jamás me hubiera convertido en un delator!", espetó.

La ley de inteligencia fue promulgada mediante un decreto de Chávez, gracias a los poderes extraordinarios que recibió del Parlamento para legislar en 2007.

Ahora, utilizando esa misma habilitación legislativa, el presidente corregirá el texto "de inmediato" para "redactarlo de otra manera, oír las críticas".

Esta es la segunda vez en el año que Hugo Chávez se retracta públicamente de una ley o proyecto de su gobierno y concede abrir un debate para escuchar cuestionamientos de sectores que lo adversan.

A mediados de abril, luego de numerosas protestas de la oposición, los estudiantes y el gremio de maestros, se decidió postponer una reforma a los programas educativos de corte socialista, prevista inicialmente para el tercer trimestre de 2008.

Otros aspectos polémicos de la derogada ley de inteligencia señalados por defensores de los derechos humanos, son la posibilidad de "testigos sin rostros", "pruebas secretas" y allanamientos e intercepción de comunicaciones "sin orden judicial".

Chávez aseguró que "la ley no es mala pero tiene elementos que utiliza el adversario para generar miedo" y señaló que "la batalla es política y no legal".

"Hemos derrotado todas las conspiraciones de la oligarquía venezolana y el imperio norteamericano con el más alto respeto a los derechos humanos y así seguirá siendo. Los seguiremos derrotando en un marco democrático, humanista y socialista", lanzo el líder venezolano.

El presidente insistió que la ley es necesaria para "crear un sistema nacional de inteligencia y acabar con la autonomía" de los cuerpos de inteligencia actuales que arrastran "historias negras de desaparecidos y torturas", pero nunca "para atropellar".

"Garantizo al país que no habrá atropello contra nadie y no se obligara a nadie a decir más allá de lo que la persona quiera decir (...) La ley será reformada oyendo críticas y aportes, y tenderemos muchos cuidado en la redacción final", dijo el mandatario.

pt/rpl

Otras noticias

Contenido patrocinado