Buscar

Cámara de Comunes dividida sobre ley antiterrorista de Gordon Brown

AFP
11/06/2008 - 13:24

El primer ministro británico, Gordon Brown, defendió el miércoles la extensión del período de detención sin cargos de sospechosos de terrorismo, horas antes de un voto en la Cámara de los Comunes que podría concluir con una humillante derrota para el líder laborista.

La votación para extender de 28 a 42 días el período de detención sin cargos se anuncia muy reñida, y si Brown pierde, será su primera derrota en el Parlamento desde que asumió el cargo, en junio del año pasado.

"No debemos tomar riesgos con la seguridad" de Gran Bretaña, afirmó Brown, durante un encendido debate el miércoles en la Cámara baja del Parlamento sobre esta controvertida medida, que sus críticos afirman erosionaría las libertades civiles y los derechos humanos.

"La cantidad, sofisticación y complejidad" de las pruebas en investigaciones terroristas requieren que los sospechosos sean detenidos, sin presentación de cargos, más del límite de 28 días vigente ahora, insistió Brown durante la sesión semanal de preguntas en la Cámara de los Comunes.

El líder conservador, David Cameron, atacó la medida, que dijo constituye un "ataque innecesario", contra las libertades individuales.

"Es mejor estar preparados desde ahora", con más poderes antiterroristas, como los que otorga esta medida, que adoptar medidas especiales después, "en un momento de pánico", respondió Brown.

Según cálculos de políticos de varios partidos, al menos una treintena de diputados laboristas podrían votar el miércoles por la noche con los opositores partidos Conservador y Liberal Demócrata contra esta propuesta de ley.

Para derrotar al gobierno, unos 33 diputados laboristas deberán rebelarse contra la línea del partido, y todos los diputados de los grandes partidos opositores deberán votar contra la medida.

El predecesor de Brown en Downing Street, Tony Blair, ya sufrió una severa derrota en el Parlamento, cuando intentó elevar el plazo de detención sin cargos a 90 días, luego de los atentados contra el sistema de transporte de Londres, el 7 de julio de 2005.

Si pierde la votación, el liderazgo del primer ministro laborista, que recibió una aplastante derrota en las elecciones locales del primero de mayo en Inglaterra y Gales, será nuevamente cuestionado.

El sondeo señala que los laboristas cuentan con un 25% de las intenciones de voto, lo que los sitúa un 20% detrás de los conservadores de David Cameron, que han seguido ganando apoyo y cuentan ahora con un 45% de las intenciones de voto, 5% más que el mes pasado.

El voto en la Cámara de los Comunes se registra en momentos en que el apoyo al Partido Laborista está por los suelos, según reveló una nueva encuesta publicada esta semana por el diario The Times.

La votación se espera tan reñida que el ministro británico de Relaciones Exteriores, David Miliband, interrumpió una gira por Medio Oriente para participar en ella.

ame/js

Otras noticias

Contenido patrocinado