Buscar

Hillary Clinton se prepara para reanudar con suavidad su vida pública

AFP
21/06/2008 - 13:55

No se la ve desde que perdió las primarias del Partido Demócrata, pero Hillary Clinton prepara con tranquilidad su retorno a la vida pública, que se iniciará en unos días con una reunión de campaña con su ex rival Barack Obama.

La noche del 3 de junio, la fecha en la que Obama se adjudicó definitivamente la investidura demócrata, Clinton se mostró combativa y no dio ningún indicio de que pensara darse por vencida. "Quiero que los cerca de 18 millones de estadounidenses que votaron por mí sean respetados, escuchados y cuenten para algo", dijo.

Cuatro días más tarde, llamó a apoyar a Barack Obama durante una última reunión muy aplaudida en Washington. "Le otorgo mi pleno apoyo", dijo, cuando la costumbre en Estados Unidos indica que los vencidos se muestren con su antiguo rival para apoyarlo, como hicieron el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y luego el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney con John McCain este último invierno.

A pesar de la discreción de Clinton, su portavoz en el Senado, Phillippe Reines, desmintió que fuera a tomarse vacaciones hasta el mes que viene, aunque no dio indicios sobre los proyectos de la senadora por Nueva York.

El miércoles último se la vio en los funerales del periodista político Tim Russert. Acompañada por su marido, el ex presidente Bill Clinton, no tomó la palabra. El jueves por la noche, levantó su teléfono para participar de una teleconferencia con importantes contribuyentes de su campaña. "Les pidió que apoyaran" a Barack Obama, declaró el portavoz Doug Hattaway.

El retorno a la vida pública está de hecho programado para el viernes que viene: Hillary Clinton y Barack Obama animarán juntos por primera vez una mitin. Sin embargo, la hora, el lugar y el tema del mitin singuen siedo confidenciales. Un día antes se reunirán los dos con recaudadores de fondos.

Esas reuniones podrían sellar la reconciliación de ambos rivales, que se enfrentaron durante las primarias más largas jamás organizadas por el Partido Demócrata, pero que generalmente lograron ocultar su antagonismo cuando se encontraron en el mismo escenario.

Durante un debate el 31 de enero pusieron de manifiesto su amistad, y a la salida del mismo en el teatro Kodak en Holywood, se dieron un prolongado abrazo.

A pesar de que los siguientes cuatro meses fueron mucho más tensos, Clinton pidió el 7 de junio a sus partidarios que "trabajen duro" para llevar a Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos en noviembre. Ese mismo día, Obama dijo que estaba impaciente por hacer campaña junto a ella, destacando que la ex primera dama, con sus 18 millones de votos durante las primarias, aportaría un valor "inestimable" a su esfuerzo por conquistar la Casa Blanca.

A pesar de estos elogios, Obama no suelta prenda acerca del papel que quiere que juegue Clinton. La contratación el lunes de Patti Solis Doyle, ex asesora de Hillary Clinton y ex directora de campaña despedida a fines de febrero, fue percibida como la señal de que pensaba ofrecerle la candidatura a la vicepresidencia a la ex primera dama.

La reconciliación del partido parece en marcha, menos de tres semanas después del fin de las primarias. Un sondeo para la cadena Fox reveló el jueves que el 17% de los partidarios de Clinton se inclinaba a votar por el republicano John McCain antes que a Obama, cuando en abril eran casi el doble (32%).

Contenido patrocinado

Otras noticias