Buscar

Tras suspender negociaciones, UE espera que CAN resuelva sus diferencias

AFP
1/07/2008 - 15:48

Tras suspender la próxima ronda de negociaciones de un Acuerdo de Asociación, la Unión Europea (UE) dijo el martes que esperará a que la Comunidad Andina de Naciones (CAN) resuelva sus divergencias internas antes de volver a la mesa de discusiones.

"Sugerimos a los ecuatorianos, que ejercen la presidencia de la CAN, postergar la próxima reunión sobre la base de que los países andinos no pueden ponerse de acuerdo sobre algunos puntos de la negociación", explicó a la AFP una vocera de la Comisión Europea.

"Habíamos acordado tratar todos los temas en las reuniones comunes. Pero hay problemas del lado de la CAN en ciertas cuestiones, como desarrollo sostenible y propiedad intelectual", agregó la vocera, indicando que la UE "aún no tenía respuesta" de parte de los andinos.

"Hay que preguntarle a los ecuatorianos", continuó, en referencia a la posible reanudación de las negociaciones.

La UE informó el lunes a Ecuador que suspendía la cuarta ronda de negociaciones con la CAN, que debía realizarse entre el 7 y 11 de julio en Bruselas, a raíz de "la ausencia de posiciones conjuntas" en el grupo sudamericano conformado además por Colombia, Bolivia y Perú.

La CAN y la UE iniciaron en setiembre de 2007 las negociaciones para lograr el Acuerdo de Asociación, que puede concluir en un Tratado de Libre Comercio, aunque desde un inicio las discusiones han sufrido diversos traspiés debido a las diferencias entre los socios andinos.

En mayo, durante la V Cumbre Eurolatinoamericana celebrada en Lima, la CAN y la UE se comprometieron a negociar con un sistema flexible para cada país andino.

Según el presidente peruano, Alan García, ese mecanismo permitiría a Colombia y Perú avanzar con mayor rapidez hacia el acuerdo comercial con la UE tal como lo pretenden, mientras que Bolivia y Ecuador tendrían libertad para negociar al ritmo de apertura de sus mercados.

Sin embargo, la situación volvió a complicarse tras la aprobación de la ley europea de expulsión de inmigrantes clandestinos, duramente criticada por los países latinoamericanos.

En ese sentido, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció hace una semana su intención de suspender la negociación y los diálogos con la UE, una decisión que finalmente llegó de parte de los europeos.

En el mismo marco, el canciller boliviano David Choquehuanca manifestó el lunes en Bruselas a responsables europeos su descontento por la ley de expulsión de ilegales "adoptada mientras se negocia un acuerdo que incluye un capítulo migratorio", aunque dijo que su país no quería excluirse "de ningún pilar" de la negociación.

"Vamos a participar en todos los pilares, queremos continuar", dijo Choquehuanca, admitiendo sin embargo que la UE debía reconocer "las diferencias" entre los países, de modo que el Acuerdo de Asociación "ayude a superar las asimetrías existentes y a frenar la migración forzada".

mar/lbc

Otras noticias

Contenido patrocinado