Buscar

"Toda Francia está feliz" señaló el presidente Sarkozy a Ingrid Betancourt

AFP
4/07/2008 - 15:37

"Toda Francia está feliz", declaró el viernes el presidente francés Nicolas Sarkozyy al recibir a la ex rehén francocolombiana Ingrid Betancourt en el aeropuerto militar de Villacoublay, al suroeste de París.

"Toda Francia está feliz (...), toda Francia está impresionada por la manera como usted vuelve, con esa sonrisa, con esa fuerza, toda Francia admira su dignidad", agregó el mandatario francés a la ex rehén francocolombiana.

"Usted tiene una familia formidable, porque cuando usted no estaba aquí, lucharon, creyeron, no renunciaron y están orgullosos de usted y usted puede estar orgullosa de ellos" manifestó el presidente francés.

Sarkozy también destacó el papel jugado en Francia como a través del mundo por los comités de solidaridad, cuyos representantes se encontraban también presentes en la pista del aeropuerto militar.

"El hecho que usted haya escuchado lo que hacían vuestros comités de solidaridad (...) da aliento a Francia y a todos los que se movilizan por causas tan justas como la suya. Es útil luchar", agregó Sarkozy.

"Es un mensaje de esperanza que usted esté aquí. Es un mensaje de esperanza para todos los que sufren en el mundo y para los que están privados de libertad. Ingrid Betancourt, bienvenida. Francia la ama", insistió el presidente francés.

La ex rehén francocolombiana Ingrid Betancourt llegó este viernes, poco después de las 14H00 GMT, al aeropuerto militar de Villacoublay, al sur de París, a bordo del avión presidencial francés proveniente de Bogotá, constataron periodistas de la AFP.

Una vez que el avión se detuvo en la plataforma del aeropuerto el presidente, Nicolas Sarkozy, avanzó hasta la escalerilla acompañado de su esposa Carla Bruni, para recibirla.

Ingrid Betancourt apareció sola en la puerta y bajó la escalerilla lentamente antes de ir a abrazar sonriente al jefe del Estado y a su esposa.

Poco después bajaron los hijos de la ex rehén, Melanie y Lorenzo, su hermana Astrid, su madre Yolanda Pulecio y el padre de sus hijos Fabrice Delloye.

Luego descendió del avión el canciller francés, Bernard Kouchner, quien había hecho el viaje de ida y vuelta en el avión presidencial francés.

La ex rehén franco-colombiana fue liberada el miércoles, después de seis años y cuatro meses en poder de la guerrilla colombiana de las FARC.

bur/feff/jz

Otras noticias

Contenido patrocinado