Buscar

Bomberos en California luchan contra el fuego antes de nueva ola de calor

AFP
7/07/2008 - 19:33

Miles de bomberos en California (oeste) intentan controlar los devastadores incendios a lo largo del estado en una lucha contra el reloj desde este lunes, cuando se anunció una nueva ola de calor para finales de la semana, indicaron fuentes oficiales.

Más de 19.000 bomberos están intentando apagar unos 330 focos ígneos que permanecen activos en varios puntos de California, donde se registraron cerca de 1.800 focos desde el 20 de junio que quemaron unas 241.600 hectáreas, según las últimas cifras oficiales.

La operación se está centrando en dos incendios fuera de control separados que amenazan miles de casas en las colinas del bosque nacional Los Padres, cerca de la ciudad costera de Santa Bárbara y en el paraíso turístico de Big Sur.

Temperaturas más bajas y vientos débiles permitieron a los bomberos marcar importantes progresos durante el pasado fin de semana, dijo este lunes a la AFP un portavoz de los bomberos.

El incendio cerca de Santa Bárbara, 165 km al norte de Los Angeles, redujo a cenizas más de 3.800 hectáreas desde el 1 de julio y hasta el lunes estaba en un 35% bajo control, según el portavoz del equipo de bomberos de Los Padres, John Ahlman.

No obstante, Ahlman advirtió que los bomberos están intentando realizar avances más significativos antes de que las condiciones climáticas se vuelvan en su contra para fines de esta semana.

Para el miércoles pronostican el arribo a esta región de la costa oeste de Estados Unidos de temperaturas por encima de los 37 grados Celsius, que sumados a una sequía extrema y la vegetación seca de las montañas forman condiciones favorables para incendios, que en esta oportunidad se originaron por relámpagos sin lluvia.

Mientras tanto el fuego cercano a la espectacular zona de Big Sur, que ha quemado más de 31.000 hectáreas, está controlado en un 18%.

California suele ser presa de incendios dramáticos por su clima seco y la construcción de urbanizaciones en zonas boscosas. En octubre de 2007 una devastadora "tormenta de fuego" dejó un saldo de ocho muertos, 2.000 casas reducidas a cenizas, 640.000 personas evacuadas y pérdidas por más de 1.000 millones de dólares.

rcw/pb/cd

Contenido patrocinado

Otras noticias