Buscar

Polémica en Perú por decisión de sacar FFAA a calles por paro del 9 de julio

AFP
7/07/2008 - 19:40

Una polémica estalló en Perú tras la decisión del gobierno de sacar a las calles a las fuerzas armadas para reforzar la seguridad de cara al paro nacional de este 9 de julio, en previsión de que estallen actos de violencia por manifestantes opositores al presidente Alan García.

La decisión fue justificada por las autoridades gubernamentales pero provocó rechazo entre autoridades departamentales y analistas, quienes expresaron su preocupación por la falta de preparación de los militares para controlar los disturbios.

"Se utilizará a las Fuerzas Armadas como colaboración, en apoyo de la policía. Se trata de suplir la ausencia o menor presencia en establecimientos de servicio público, en los aeropuertos y puertos", dijo este lunes el ministro de Defensa Antero Flores Aráoz en respuesta a las críticas.

"La labor es preventiva -precisó el ministro en la radio RPP- no queremos enfrentamientos ni heridos, pero tampoco podemos estar inermes ante amenazas y debemos proteger a quienes deseen trabajar y transitar".

"Hay llamados a actos a la violencia de sindicatos, a tomar carreteras", acotó el ministro de Defensa al abordar la convocatoria al paro de 24 horas del 9 de julio que organiza la izquierdista Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), en demanda de aumento salarial y contra el alto costo de vida.

"Da la impresión que hay nerviosismo en el gobierno porque (el presidente) Alan García dijo que la CGTP tiene una pobre capacidad de convocatoria", estimó el director del diario Perú21, Augusto Alvarez.

"No creo que esta ocasión amerite sacar a las fuerzas armadas a las calles. Es muy peligroso porque no están entrenadas en control de disturbios. Me parece una pésima decisión. No hay que exagerar el significado de este paro", dijo Fernando Rospigliosi, ex ministro de Interior (2004), citado por el diario El Comercio.

El secretario general de la CGTP, Mario Huamán, reiteró que el paro será pacífico y expresó que el incumplimiento de los ofrecimientos electorales de García es una de las principales razones para la protesta.

El jefe de gabinete Jorge del Castillo criticó el paro e instó a los peruanos a acudir a laborar: "Para salir de la pobreza hay que trabajar, no conozco un país donde ocurra lo contrario".

Banderolas anónimas en rechazo a la paralización aparecieron en algunas de las principales avenidas de Lima con la consigna: "No al paro, no al terror", asociando la protesta con terrorismo en un país marcado por un conflicto interno (1980-2000).

El gobierno lanzó por su parte en la televisión estatal un aviso en contra del paro, donde utiliza una reciente declaración judicial de Vladimiro Montesinos, el corrupto ex hombre fuerte del régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), en contra de los sindicatos en un intento por desprestigiar a estas organizaciones.

Este aviso fue muy criticado por el líder nacionalista Ollanta Humala en una conferencia con la prensa extranjera en la que anunció su apoyo al paro.

En el interior de Perú, también se rechazó la presencia de las fuerzas armadas, en especial en el sur del país donde el rechazo a la gestión de García es mayoritario.

"No creo que sea necesaria la presencia de los militares, no es su función ni su rol, no debemos olvidar las épocas en que el país estaba ocupado por su propio ejército", dijo Juan Manuel Guillén, presidente de la región Arequipa, la segunda más importante del país.

Los sindicatos le reprochan a García haber mantenido la política económica 'neoliberal' vigente desde 1990, que ha convertido a Perú en una de las economías más abiertas de América Latina.

ljc/jlv/tlp

Contenido patrocinado

Otras noticias