Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

Así era la casa de los horrores de California: los 13 hijos se duchaban una vez al año y no veían la luz del día

  • Eran castigados brutalmente: desde palizas a encadenamientos
  • El padre también está acusado de abusar de una de las hijas
  • A los hijos solo se les permitía escribir diarios, hay cientos de ellos

David y Louise Turpin son una pareja de 57 y 49 años que vivía en Perris, California, con sus 13 hijos. En las redes sociales simulaban llevar una vida normal. Parecían una familia feliz. Pero algo raro pasaba. Los vecinos nunca los veían. Esta semana, una de las hijas consiguió escapar y alertar a la policía. Lo que las autoridades encontraron en la casa ha traumatizado a todo EEUU. Se trata de uno de los peores casos de abuso infantil, que integra abuso sexual y torturas como sólo dejar que se ducharan una vez al año o no darles de comer.

La rueda de prensa del fiscal del distrito de Riverside, en la que explica los cargos contra David y Louise Turpin, ha revelado el infierno que se ocultaba en esta casa en el estado de California. La policía encontró a 13 personas desnutridas y malolientes. En un primer momento pensaron que todos eran niños, pero había un hijo incluso de 29 años. El más pequeño tenía dos y es el único que no presentaba signos de malnutrición.

Dormían durante el día

La familia entera dormía durante el día, a partir de las cinco de la mañana, y vivían durante la noche. Sólo se podían duchar una vez al año y eran sometidos a duros castigos si no obedecían las órdenes de sus padres.

En la casa había un olor nauseabundo y, según las pruebas recogidas por los agentes, no se les permitía ir al baño. Los castigos incluían palizas, estrangulamientos y, en la mayoría de los casos, ser atados a los muebles de la casa, durante semanas o incluso meses, según El País.

Primero les ataban con cuerdas, pero después de que uno de ellos se escapara, decidieron atarles con cadenas de hierro y candados. La única actividad que tenían permitida era escribir en diarios. Hay cientos de ellos.

Sometidos a torturas psicológicas

El estado de salud de los hijos era lamentable. Todos, excepto el bebé, estaban malnutridos. Uno de los hijos de 12 años tiene el peso de uno de siete; hay otra que tiene 20 años y pesa 37 kilos; y la que logró escapar y denunciar los hechos, que tiene 18 años, parece que no pasa los 10.

Además del abuso físico, los chicos eran sometidos a torturas psicológicas. Los padres solían comprar pasteles y comerlos delante de ellos, pero sin darles ni un sólo pedazo. En ocasiones, dejaban comida a la vista, para que ellos la vieran, pero les prohibían ni siquiera tocarla, pese a que todos estaban malnutridos.

Juguetes por la casa, pero en sus cajas

Según los agentes, había muchísimos juguetes por toda la casa, pero todos estaban metidos en sus cajas. Los padres tampoco dejaban que jugasen con ellos. Además, según los primeros testimonios, el padre habría abusado sexualmente de una de las niñas.

Ahora se encuentran en el hospital, donde están siendo alimentados para que recuperen el peso adecuado. Una vez han podido interactuar con ellos, las autoridades se han dado cuenta de que el encierro ha durado más tiempo del que pensaban, ya que, por ejemplo, no conocían lo que era una medicina o nunca habían visto un policía.

Los hijos llevaban dos años planeando la huida. Fue una de las hijas, de 18 años, la que finalmente reunió el valor suficiente para escaparse por una ventana y dar la voz de alarma. Cuando la policía llegó al lugar, los padres se quedaron perplejos.

La Fiscalía de California ha acusado formalmente este jueves al matrimonio formado por David y Louise Turpin de un total de 38 cargos por tortura, maltrato, detención ilegal y abuso sexual, actos por lo que podrían ser condenados a 94 años de cárcel e incluso a cadena perpetua.

El representante del Ministerio Público ha relatado que los abusos comenzaron cuando el matrimonio vivía en Texas y continuaron cuando se mudó a California. Empezaron como un caso de "negligencia severa" y derivaron en claros casos de "tortura", ha afirmado, según informa Los Angeles Times. David y Louise, por el momento, se han declarado no culpables.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0