Buscar

Presidente de Paraguay encabeza peregrinación masiva a virgen de Caacupé

AFP
8/12/2008 - 15:50

El presidente de Paraguay y ex obispo católico, Fernando Lugo, encabezó este lunes una multitudinaria peregrinación que la Policía estimó en dos millones personas hasta la basílica de la Virgen de los Milagros de Caacupé, la patrona del Paraguay.

A poco más de tres meses de haber comenzado su gobierno, el presidente de Paraguay, con el pleno de su gabinete, se ubicó delante de los feligreses para escuchar la homilía del celebrante, monseñor Claudio Giménez, su ex compañero en el episcopado hasta hace 2 años, en la misa central por el día de la Inmaculada Concepción que celebran los católicos, observó la AFP.

Al menos una mujer murió, de un infarto, una veintena de personas fueron hospitalizadas y centenares de peregrinantes fueron asistidos por puestos de salud ubicados en Caacupé y sus alrededores, distante a 60 km de Asunción, durante la movilización que comenzó el domingo, reportaron fuentes sanitarias.

En una clara advertencia al gobierno de su ex colega, monseñor Giménez, obispo de Caacupé, dijo que si el Ejecutivo "no encuentra muy pronto la unión, muy pronto se encontrará con el desencanto del pueblo".

Agregó que en Paraguay "no hay cabida para la lucha de clases", en aparente alusión a miembros de su gabinete de extracción de izquierda, simpatizantes del presidente venezolano Hugo Chávez, y en cuyos discursos se hace permanente alusión a las diferencias entre pobres y ricos.

"La lucha de clases es antievangélica. La gente se está cansando de los disturbios, la gente quiere paz, la gente quiere vivir y trabajar en paz", insistió.

La oposición acusa al presidente Lugo de alentar a la minoría izquierdista de su gobierno a azuzar a manifestaciones callejeras, cierres de rutas, invasiones de propiedades y quema de cultivos contra grandes agricultores sojeros.

Estos reaccionaron y anunciaron para el 15 y 16 próximos un "tractorazo" en todo el país, en una demostración de fuerza "contra la inseguridad".

Analistas aseguran que Lugo recurre a tales formas de presión para posicionarse mejor en su intención de aplicar un impuesto a la soja, introducir el impuesto a la renta personal y cambiar a los ministros de la Corte y al fiscal general del Estado, que responden a la oposición.

Lugo colgó la sotana meses antes de ser elegido presidente de Paraguay el 20 de abril, catapultado por la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), un abanico de pequeños partidos y movimientos de izquierda, sustentados por el Partido Liberal, de centroderecha.

Los liberales monopolizaron más del 80% de las bancas de la APC en el congreso.

Las afirmaciones de monseñor Claudio Giménez arrancaron aplausos y una ovación.

Al finalizar la ceremonia, el presidente Lugo se retiró, fuertemente custodiado, sin realizar declaraciones a los periodistas.

hro/dk


Otras noticias

Contenido patrocinado