Buscar

Aparece de pronto una grieta de más de 200 metros en Nueva Zelanda

7/05/2018 - 16:11
  • Tiene la profundidad de un bloque de seis pisos
Más noticias sobre:

No se han detectado daños personales ni materiales pero la aparición de una zanja de 30 metros de profundidad, la altura aproximada de un edificio de seis plantas, y más de 200 metros de largo en la isla Norte de Nueva Zelanda preocupa a los científicos que no descartan pueda repetirse.

La grieta fue detectada por un granjero de la zona, cercana a la ciudad de Rotorua, que se topó con el accidente geográfico cuando se dirigía con su ganado para encontrar pastos. Sorprendido, dio parte a las autoridades y varios expertos se desplazaron a la zona.

Según los primeros estudios, la cavidad llevaría décadas desarrollándose en la profundidad del terreno formado por roca caliza hasta que ha dado la cara debido a las fuertes precipitaciones que durante semanas han caído en esta zona de Nueva Zelanda.

Expertos vulcanólogos, como Bradley Scott de GNS Science se mostraron sorprendidos al encontrar restos de un pozo volcánico que podría tener 60.000 años de antigüedad. Sin embargo, lo que más llama la atención es el "espectacular tamaño de la grieta". No se descarta que se puedan producir nuevas grietas por la gran actividad tectónica de la zona.

La enorme grieta ha llamado la atención de numerosos curisosos, preocupados por la aparición de otra falla surgida en Kenia y que con varios kilómetros de longitud nos recuerda que África se divide por la actividad de las placas de la tierra.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.