Buscar

Las coproducciones, la otra baza del boyante cine mexicano

AFP
17/05/2018 - 16:19

Cine mexicano rima con Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu o Alfonso Cuarón, pero detrás de estos "gigantes" hay una sólida industria centrada además en las coproducciones, como el filme "Una daga en el corazón", en liza por la Palma de Oro en Cannes.

El francés Yann González dirige esta cinta que se presenta este jueves en el Festival, con Vanessa Paradis como protagonista y Francia, México y Suiza como coproductores.

Además de ser la única película con producción latinoamericana en la máxima competición de Cannes, es "probablemente" la primera mayoritariamente francesa en la que participa México, según el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE).

El dato es significativo puesto que coloca al país en un nivel "más de pares" con Francia, que durante seis décadas ha coproducido películas mexicanas -la primera de ellas, "Los ambiciosos" de Luis Buñuel, en 1959-, explica a la AFP José Miguel Álvarez, director de apoyo a la producción de IMCINE.

"Tuvimos mucha colaboración con Yann (González) respecto al guión, mandamos 'crew' mexicano y a un actor, Noé Hernández, que participa en ella. La mayor parte de la postproducción se hizo en México", afirma a la AFP Julio Chavezmontes, cofundador de Piano, productora mexicana de la cinta.

- Más de 40 millones de dólares -

"México cuenta con técnicos de primer nivel mundial, con laboratorios con todas las facilidades y es infinitamente más barato que en Europa", defiende este productor y guionista, que este año ganó en el festival Sundance el Premio Especial del Jurado al mejor guión por "Tiempo compartido", dirigida por su socio en Piano, Sebastián Hofmann.

"Todo ello es gracias a la salud de la industria, que ha resucitado desde 2006 gracias a las políticas públicas", agrega.

Las cifras son elocuentes: México pasó de producir 28 películas en 2000 a 176 en 2017, situándose entre los 20 principales países del mundo, según el Anuario Estadístico de Cine Mexicano.

De ese total, el Estado participó financieramente en más de la mitad (96).

Las coproducciones supusieron un 30% (52, siete más que en 2016). Se realizaron con 27 países, principalmente Estados Unidos, España y Colombia.

"Una daga en el corazón" -sobre una productora de películas gay (Paradis) confrontada a un asesinato- se benefició del apoyo de los fondos públicos mexicanos para promover las producciones y que suman un presupuesto anual de 35 millones de euros (41 millones de dólares), según Álvarez.

- Detrás de "Pájaros de verano" -

No es la única en Cannes: "Pájaros de verano", la cinta de los colombianos Ciro Guerra y Cristina Gallego que abrió la Quincena de Realizadores -coproducida por la mexicana Pimienta Films- también fue apoyada por esos fondos, así como "Cómprame un revólver", del guatemalteco-mexicano Julio Hernández Cordón, seleccionada en la misma sección.

Los derechos estadounidenses sobre "Pájaros de verano", un espectacular filme de acción sobre la bonanza marimbera en Colombia, fueron ya adquiridos en el Mercado del Filme de Cannes por la distribuidora The Orchard, tras una "ardua batalla" entre competidores, según la revista especializada Screen.

El año pasado, Cannes se convirtió en una fiesta mexicana, con la presencia en la alfombra roja de los oscarizados Del Toro, Cuarón, González Iñárritu y Emmanuel Lubezki.

Asimismo, un director menos conocido, Michel Franco, se llevó su tercera recompensa en cinco años en el Festival, con "Las hijas de Abril".

Y es que "al margen de estas figuras consagradas, que en su mayoría ya no forman parte de la industria, somos muy activos", dice Chavezmontes.

Este año "Museo", del mexicano Alonso Ruizpalacios, fue premiada en la Berlinale y "seguro que estaremos en Venecia y Toronto", asegura. "¿Cuántos países pueden decir lo mismo?"

app/es/age


Otras noticias

Contenido patrocinado