Buscar

La Fiscalía dice que el tunecino detenido el martes en Alemania con ricina fabricó armas biológicas

14/06/2018 - 13:49

COLONIA (ALEMANIA), 14 (DPA/EP) El hombre detenido este martes en Alemania por posesión de ricina fabricó de forma premeditada armas biológicas, según ha informado este jueves la Fiscalía.

COLONIA (ALEMANIA), 14 (DPA/EP)

Según las fuerzas de seguridad alemanas, por el momento no existen indicios de que el hombre tuviera planeado perpetrar un ataque concreto o que formase parte de una organización terrorista.

El hombre, que residía en Colonia, en el oeste de Alemania, fue detenido por posesión de ricina, una sustancia altamente venenosa considerada una de las toxinas más potentes conocidas.

Las autoridades habían detectado una compra sospechosa de material tóxico a través de Internet. Entre otras cosas, el hombre había hecho un pedido online que incluía un millar de semillas de ricino y un molinillo de café eléctrico.

"A principios de junio de este año, el acusado llevó a cabo su plan y produjo con éxito ricina", ha indicado la Fiscalía, antes de señalar que la ricina le fue "decomisada".

"No se aclaró de forma concluyente si el tunecino Sief Allah H. tenía intención de perpetrar un ataque con motivación islamista", ha añadido el Ministerio Público, para después indicar que no hay indicios sobre un posible lugar o una determinada fecha en la que se llevaría a cabo dicho ataque.

La Fiscalía ha negado que existan sospechas fundadas de que el procesado estuviese preparando un atentado que amenazara la seguridad del Estado.

El Tribunal Supremo alemán dictó este miércoles por la tarde una orden de prisión contra el hombre de 29 años, a quien le imputa una violación de la ley de control de armas de guerra.

Los diarios locales 'Kölner Stadt-Anzeiger' y 'Express' han señalado que el tunecino había entrado en Alemania en noviembre de 2016. Las autoridades del país empezaron a observarlo tras ser avisadas por un hombre y el martes procedieron a su detención. Fuerzas especiales irrumpieron en su vivienda, donde residía con su mujer y sus hijos.

El prestigioso Instituto Robert Koch de Berlín (RKI) calificó la ricina --que se extrae de las semillas de ricino-- como un "potencial agente de guerra biológica". El comercio y la manipulación de esta sustancia están limitados por la Convención de Armas Químicas de 1997. Una reducida concentración de ricina puede resultar mortal. En caso de que se inyecte, precisan desde el RKI, puede provocar la muerte en una franja de tan solo 36 o 48 horas.

Contenido patrocinado

Otras noticias