Buscar

Las raíces turcas de Özil y Gündogan se enredan en la Mannschaft

AFP
14/06/2018 - 14:19

¿Hijos de inmigrantes no integrados o víctimas de racismo?: Mesut Özil e Ilkay Gündogan, internacionales alemanes de origen turco, arrastran semanas de polémica, que ha marcado su preparación para este Mundial de Rusia, donde el equipo defensor del título debuta el domingo ante México.

Todo empezó a mediados de mayo, cuando Özil y Gündogan, jugadores del Arsenal y del Mánchester City, fueron fotografiados en Londres mientras entregaban camisetas dedicadas al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que estaba en plena campaña electoral.

"Para mi presidente", había escrito Gündogan en su propia camiseta.

El viernes, en el último partido en suelo alemán de la selección antes de viajar a Rusia, una parte del público de Leverkusen abucheó sonoramente a Gündogan durante la victoria 2-1 ante Arabia Saudí.

El jugador acabó llorando en el vestuario al final del partido, según la prensa alemana. Özil, con una pequeña lesión, era baja para ese partido.

Un día después de la controvertida foto con Erdogan, el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel, había reprendido a los jugadores, aludiendo al "respeto de los valores alemanes".

La extrema derecha parlamentaria entró de lleno en la polémica y solicitó que, si los jugadores reconocían a Erdogan como su presidente, entonces debían jugar con Turquía y no con Alemania.

El exinterancional Stefan Effenberg, una voz respetada en su país, llegó incluso a solicitar su exclusión del equipo nacional, algo que el seleccionador Joachim Löw dice no haberse planteado ni por un segundo.

- "Muy sorprendido" -

Gündogan decidió hablar con la prensa la pasada semana, pero no pidió disculpas, aunque admitió que las críticas le habían afectado.

"Me quedé muy sorprendido al escuchar decir que no estábamos integrados y que no queríamos vivir de manera conforme a los valores alemanes", afirmó, asegurando que sí están plenamente comprometidos con la sociedad alemana y lo que representa.

En cuanto a Özil, su opción ha sido la del silencio, llegando incluso a decidir que no hablará con los periodistas en todo el Mundial.

"Si no quiere responder a las entrevistas, que lo haga en el campo", afirmó el miércoles el presidente de la Federación Alemana.

A tres días del primer partido mundialista y después de las dudas generadas en los últimos amistosos, esta polémica ha marcado en parte el día a día del equipo.

Gündogan, segunda opción como volante defensivo, no termina de convencer, pero Özil, con sus 90 partidos como internacional (23 goles, 39 asistencias) es uno de los jugadores de referencia para Löw, que ve en él una encarnación del fútbol ofensivo, inspirado y elegante que trata de inculcar en la Mannschaft desde hace 12 años.

- Discurso contra los inmigrantes -

¿Afectará la polémica y los abucheos a su rendimiento en el césped?

La respuesta del seleccionador deja lugar a las interpretaciones: "Mi deber es guiar a esos dos jugadores, que se han visto molestados y han sufrido por esta situación, a la mejor forma posible para que estén en condiciones de ayudar al equipo".

Löw cree que los jugadores "han dejado los problemas atrás" abandonando la concentración en Alemania para llegar a Rusia.

El debate sobre los futbolistas se enmarca en uno más amplio, que abarca a toda la sociedad alemana, desde que la jefa del gobierno, Angela Merkel, decidiera acoger a más de un millón de demandantes de asilo en 2015 y 2016, lo que ha hecho que una parte de la derecha y la extrema derecha endurezcan sus discursos contra los inmigrantes.

Nacidos en Gelsenkirchen, Gündogan y Özil no son refugiados y ni siquiera tienen la nacionalidad turca, pero han crecido en comunidades muy ligadas a sus orígenes familiares.

"Hay algo más profundo, que supera a los dos jugadores", intentó explicar el miércoles el presidente de la Federación Alemana, Reinhard Grindel, muy comprometido con la integración: "Hay problemas en este país que superan al fútbol. Nos enfrentamos a un problema de la sociedad, que nos afecta a todos. También a la Federación porque somos un reflejo de esta sociedad".

cpb/cd/dr/psr


Otras noticias

Contenido patrocinado