Buscar

Los premios 'IG Nobel' a los inventos más graciosos del año galardonan a un japonés que se hizo una colonoscopia a sí mismo

  • Un estudio español sobre qué nos motiva a insultar cuando conducimos también galardonado
Más noticias sobre:

Los codiciados premios Nobel tienen su contrapartida con los 'IG Nobel' unos premios a la creatividad y bastante más pragmáticos que los Nobel. Se premia a los inventos más divertidos del año, un esfuerzo para lograr algo que cause la curiosidad y saque una sonrisa.

En una pequeña pero abarrotada sala se entregan los premios 'Ig Nobel'. Los premios a los inventos más graciosos del año.

Así, entre aplausos han recibido a los ganadores de este año. Uno a uno suben al escenario para recibir su premio, porque tras un duro esfuerzo han conseguido dar en la diana.

Entre las carcajadas del público conocemos al primer ganador. Descubrió que montando en una montaña rusa podremos expulsar las piedras del riñón.

El siguiente galardonado se encontraba investigando por qué los chimpancés nos imitan y resultó que nosotros, humanos, tan inteligentes y racionales... imitamos a estos graciosos monos, este descubrimiento les valió el premio 'IG nobel de antropología'.

Otro invento curioso -y bastante hilarante si lo imaginas- fue para un japonés que consiguió hacerse una colonoscopia a sí mismo. Bastante sorprendente pero no se terminó de comprender como lo logro. Pese a quequiso hacer una demostración 'in situ', pero tanta teoría aburrió hasta a una niña que subió al escenario.

Los españoles también recibimos nuestro premio. Porque un grupo de valencianos hizo un estudio sobre qué es lo que nos motiva a insultar tanto al volante.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.