Buscar

Crónica O.Próximo.- Israel cierra el cerco sobre la Ciudad de Gaza en su segundo día de ofensiva terrestre

4/01/2009 - 22:13

Israel espera garantías de que si pone fin a la ofensiva Hamás no podrá rearmarse a través de la frontera con Egipto

JERUSALÉN, 4 (EUROPA PRESS)

El Ejército israelí continuó hoy con sus operaciones terrestres en la Franja de Gaza con el objetivo declarado de poner fin al lanzamiento de cohetes por parte de las milicias palestinas. Sin embargo, hasta el momento el resultado más evidente de la operación 'Plomo Sólido' es la muerte de más de 500 palestinos, al menos 42 de ellos sólo el domingo y una gran parte, civiles.

Además, Israel ha reconocido hoy su primera baja desde la invasión de la Franja. Otros 32 militares israelíes resultaron heridos de distinta consideración desde que comenzó la incursión por tierra, en la noche del sábado.

El soldado israelí fallecido pertenecía a la brigada de infantería Golán y cayó en una zona densamente poblada del campamento de refugiados de Jabalya, en el norte de la Franja. En ese mismo incidente un segundo soldado del Ejército hebreo resultó gravemente herido. En total son cinco, dos de ellos militares, los israelíes fallecidos desde el inicio de la ofensiva israelí, hace ya nueve días.

Los combates más intensos del domingo se desarrollaron durante la mañana en las localidades de Beit Hanun, Bait Lahiya, Jabalya y en los barrios de Zaitun, At Toufah y Ash Shujayya de Ciudad de Gaza. Por la tarde, según testigos presenciales, ambas partes se limitaron a bombardeos y lanzamiento de cohetes y proyectiles de mortero.

La aviación israelí habría atacado, según fuentes militares israelíes, decenas de objetivos como túneles de contrabando, depósitos de armas y comandos de lanzamiento de proyectiles de mortero.

Mientras, en el sur de Israel, las escuelas siguen cerradas y muchas calles permanecían desiertas ante el riesgo de ataques palestinos con cohetes.

El Ejército israelí empleó con profusión el fuego de carros de combate, artillería y aviación para dar cobertura al avance de la infantería, que rodea ya por varios flancos Ciudad de Gaza, principal núcleo urbano de la zona.

Clave es el antiguo asentamiento de Netzarim, al sur de Ciudad de Gaza, que podría haber sido el punto elegido por Israel para funcionar como eje de la operación, ya que, según la televisión Sky News, unos 150 carros de combate israelíes se encuentran desplegados en este lugar.

El objetivo es separar el norte, donde se encuentra Ciudad de Gaza, del resto de la Franja. Según fuentes palestinas, la división va desde el paso de Karni, en el centro de la frontera oriental de la Franja con Israel, hasta el mar.

En uno de los incidentes más señalados del domingo, las bombas israelíes acabaron con la vida de una mujer y sus cuatro hijos. Los civiles palestinos quedaron destrozados por la potencia de la explosión, registrada en el edificio en el que residían, en el barrio At Toufah de Ciudad de Gaza. Por otra parte, el bombardeo de una zona cercana a una mezquita de la región de Jabaliya costó la vida a otros cinco civiles palestinos.

Los bombardeos israelíes también habrían causado heridas a varios dirigentes de Hamás como Husam Hamdan, responsable de la infraestructura de lanzamiento de cohetes 'Qassam' en la localidad de Jan Yunés. Mohamed Hilo y Mohamed Shalfuh, miembros de las fuerzas especiales de Hamás que colaboraron en la construcción y el disparo de cohetes 'Qassam' desde Jan Yunés también resultaron heridos en el mismo ataque.

EVITAR EL REARME DE HAMÁS

La aviación israelí emplea bombas antibúnquer para destruir los túneles utilizados por los palestinos para introducir en la Franja tanto material militar como suministros vitales para la población de la zona. Estos túneles parecen ser la razón de la negativa de Israel a aceptar cualquier tipo de alto el fuego, ya que Tel Aviv exige garantías de que éstos no serán reconstruidos y empleados para un fortalecimiento de Hamás, tal como ya ocurrió con la guerrilla libanesa de Hezbolá tras la guerra del verano de 2006.

"La cuestión del rearme es fundamental. Queremos evitar que Hamás se rearme como Hezbolá tras la guerra de Líbano", afirmó un responsable israelí bajo condición de anonimato en declaraciones a Reuters.

En ese sentido, Israel considera insuficientes las propuestas europeas para el despliegue de una misión internacional en la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto, ya que a lo que aspira Tel Aviv es a una fuerza de vigilancia fuertemente armada con capacidad para buscar y destruir túneles.

Otro responsable israelí indicó que Tel Aviv ya ha pedido a Washington el despliegue del Cuerpo de Ingenieros de Infantería estadounidense, una propuesta acogida "positivamente" por Estados Unidos. Sin embargo, matizó, las conversaciones aún están abiertas.

Otra opción barajada por Israel es la construcción de un muro subterráneo en la parte israelí de la frontera. Sin embargo, este método tardaría meses en aplicarse y dependería de la aceptación pro parte de El Cairo.

La eliminación de los túneles supondría una seria dificultad para Hamás a la hora de su recuperación tanto militar como administrativa. "Teóricamente, si esas nueve millas (unos 14,5 kilómetros) dejan de ser una vía de suministros para Hamás, el grupo lo tendrá muy, muy difícil para gobernar y no digamos para introducir un solo (cohete) 'Katyusha' o 'Grad'", afirmó un experto estadounidense en organizaciones armadas y antiguo funcionario del Tesoro, Matt Levitt.

Antes de la actual ofensiva Israel estimaba que había cientos de túneles de contrabando, mientras que fuentes palestinas aseguraban que había al menos 3.000. Estos pasadizos son a veces lo suficientemente grandes como para introducir objetos tan grandes como un cohete 'Katyusha' o animales de granja.

Los analistas israelíes consideran fundamental la cuestión de la frontera con Egipto, ya que uno de los factores que permitió a Hezbolá resistir el ataque israelí en 2006 fue la existencia de una larga frontera entre Líbano y Siria que permitió a la guerrilla libanesa abastecerse de todo lo necesario.

FRACASO DE LA DIPLOMACIA

Ante el inicio de los bombardeos, el pasado 27 de enero, el Consejo de Seguridad de la ONU logró tras una larga sesión de cuatro horas aprobar una resolución en la que se pide el cese completo de la violencia ejercida por todas las partes y la facilitación de la entrada de ayuda humanitaria y económica en la Franja de Gaza a través de la reapertura de todos los pasos de acceso a la zona. Sin embargo, tras el inicio de la invasión por tierra Estados Unidos se ha erigido en el principal obstáculo para un acuerdo.

El derecho a veto de Estados Unidos ha levantado suspicacias en los países árabes. El ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Ahmed Aboul Gheit, aseguró que la falta de un acuerdo en el Consejo es una "maniobra patentes que buscan dar a Israel más tiempo para continuar con su agresión".

Clave será el viaje del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y de una delegación ministerial de la Unión Europea a la región los próximos días 5 y 6 de enero (lunes y martes). El presidente galo se reunirá con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, entre otros dirigentes.

El objetivo es lograr la aprobación de una resolución de consenso en el Consejo de Seguridad de la ONU que satisfaga a todas las partes. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, abogó por una resolución "práctica" en el Consejo de Seguridad que no sólo sirva para instaurar un alto el fuego, "sino que incluso comience a explorar la posibilidad de una presencia internacional para garantizar la seguridad de todas las partes y que no se vuelva a repetir este tipo de crisis". Moratinos no concretó si se refería a una misión civil o a una fuerza de interposición militar.


Contenido patrocinado

Otras noticias