Buscar

Más de 120 colectivos salen a la calle para para pedir otro proceso de regularización

Europa Press
23/02/2008 - 12:57

Más de 120 colectivos y entidades se suman este sábado a las manifestaciones convocadas en distintas ciudades españolas por la Red Estatal por los Derechos de los Inmigrantes (REDI) bajo el lema "Tenemos derecho a tener derechos", para reivindicar, entre otras medidas, un nuevo proceso de regularización de extranjeros y el cierre definitivo de todos los centros de internamiento activos en España.

Las movilizaciones se llevarán a cabo a lo largo de toda la jornada en Madrid, Sevilla, Motril, Barcelona, Martorell, Valencia, Las Palmas de Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y Pamplona, según informó la organización.

La Red planificó las movilizaciones el pasado mes de noviembre, cuando aún se desconocía la fecha en que se celebrarían las elecciones generales. El representante del Centro Uruguayo de Madrid, Gustavo Álvarez, aclaró que, por tanto, las concentraciones están en contra de todas las medidas que "recorten aún más los derechos de los inmigrantes" y "vengan de donde vengan", ya sea del Gobierno, de los partidos políticos o de la Unión Europea.

En concreto, los convocantes reivindican que el próximo Gobierno inicie "de manera inmediata" un nuevo proceso de regularización de extranjeros, que garantice "el permiso de residencia y trabajo para todos los sin papeles, sin que esté condicionado a un contrato de trabajo previo".

Asimismo, exigen el cierre definitivo de todos los Centros de Internamiento para Extranjeros en España porque, según denuncian, son "verdaderos lugares de vulneración de los derechos humanos, parecidos a Guantánamo".

Derecho a votar

Del mismo modo, la REDI reclama que los inmigrantes tengan derecho a voto "para poder elegir a alcaldes y presidentes", y exige al futuro Ejecutivo que paralice las "actuaciones arbitrarias que se dan en los controles de documentación, en las detenciones, en el secuestro de pasaportes" y en las repatriaciones de inmigrantes.

Igualmente, demandan que se prohíba iniciar expedientes de expulsión a quien denuncie irregularidades laborales, abusos policiales, agresiones xenófobas o sea víctima de la violencia machista. También solicitan que se flexibilicen los requisitos para acogerse al arraigo laboral, al arraigo social y a la reagrupación familiar.

Además, las organizaciones convocantes critican que los partidos políticos utilicen el fenómeno de la inmigración como "arma electoral" y les acusan de alimentar, "con sus enfrentamientos", el "racismo y la xenofobia" en la sociedad española, lo que "está logrando enfrentar en el día a día a nativos y extranjeros".

Sociedad fragmentada

"El que los partidos hayan puesto sobre la mesa el debate sobre la inmigración está llevando a una fragmentación de la sociedad", apostilló Álvarez.

En este sentido, los organizadores muestran su reprobación al protocolo de expulsión puesto en marcha por el Gobierno, "que permite que los policías pongan a los inmigrantes camisas de fuerza, esposas o cinturones de seguridad cuando son repatriados", así como al contrato de integración propuesto por el PP, ya que el único contrato que aceptan, añadieron, es la Constitución española.

También critican el proyecto de reforma del poder judicial que permite la persecución extraterritorial de la inmigración clandestina, así como la directiva europea que permite a los estados retener en los centros de internamiento hasta 18 meses a los inmigrantes en situación irregular, cuando en España sólo pueden permanecer un máximo de 40 días.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
02-02-2009 / 20:08
carlos
Puntuación 0

Del mismo modo, la REDI reclama que los inmigrantes tengan derecho a voto "para poder elegir a alcaldes y presidentes", y exige al futuro Ejecutivo que paralice las "actuaciones arbitrarias que se dan en los controles de documentación, en las detenciones, en el secuestro de pasaportes" y en las repatriaciones de inmigrantes.

Igualmente, demandan que se prohíba iniciar expedientes de expulsión a quien denuncie irregularidades laborales, abusos policiales, agresiones xenófobas o sea víctima de la violencia machista. También solicitan que se flexibilicen los requisitos para acogerse al arraigo laboral, al arraigo social y a la reagrupación familiar.

Además, las organizaciones convocantes critican que los partidos políticos utilicen el fenómeno de la inmigración como "arma electoral" y les acusan de alimentar, "con sus enfrentamientos", el "racismo y la xenofobia" en la sociedad española, lo que "está logrando enfrentar en el día a día a nativos y extranjeros".



Sociedad fragmentada

"El que los partidos hayan puesto sobre la mesa el debate sobre la inmigración está llevando a una fragmentación de la sociedad", apostilló Álvarez.

En este sentido, los organizadores muestran su reprobación al protocolo de expulsión puesto en marcha por el Gobierno, "que permite que los policías pongan a los inmigrantes camisas de fuerza, esposas o cinturones de seguridad cuando son repatriados", así como al contrato de integración propuesto por el PP, ya que el único contrato que aceptan, añadieron, es la Constitución española.

También critican el proyecto de reforma del poder judicial que permite la persecución extraterritorial de la inmigración clandestina, así como la directiva europea que permite a los estados retener en los centros de internamiento hasta 18 meses a los

Más de 120 colectivos y entidades se suman este sábado a las manifestaciones convocadas en distintas ciudades españolas por la Red Estatal por los Derechos de los Inmigrantes (REDI) bajo el lema "Tenemos derecho a tener derechos", para reivindicar, entre otras medidas, un nuevo proceso de regularización de extranjeros y el cierre definitivo de todos los centros de internamiento activos en España.

Las movilizaciones se llevarán a cabo a lo largo de toda la jornada en Madrid, Sevilla, Motril, Barcelona, Martorell, Valencia, Las Palmas de Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y Pamplona, según informó la organización.

La Red planificó las movilizaciones el pasado mes de noviembre, cuando aún se desconocía la fecha en que se celebrarían las elecciones generales. El representante del Centro Uruguayo de Madrid, Gustavo Álvarez, aclaró que, por tanto, las concentraciones están en contra de todas las medidas que "recorten aún más los derechos de los inmigrantes" y "vengan de donde vengan", ya sea del Gobierno, de los partidos políticos o de la Unión Europea.

En concreto, los convocantes reivindican que el próximo Gobierno inicie "de manera inmediata" un nuevo proceso de regularización de extranjeros, que garantice "el permiso de residencia y trabajo para todos los sin papeles, sin que esté condicionado a un contrato de trabajo previo".

Asimismo, exigen el cierre definitivo de todos los Centros de Internamiento para Extranjeros en España porque, según denuncian, son "verdaderos lugares de vulneración de los derechos humanos, parecidos a Guantánamo".



Derecho a votar

Del mismo modo, la REDI reclama que los inmigrantes tengan derecho a voto "para poder elegir a alcaldes y presidentes", y exige al futuro Ejecutivo que paralice las "actuaciones arbitrarias que se dan en los controles de documentación, en las detenciones, en el secuestro de pasaportes" y en las repatriaciones de inmigrantes.

Igualmente, demandan que se prohíba iniciar expedientes de expulsión a quien denuncie irregularidades laborales, abusos policiales, agresiones xenófobas o sea víctima de la violencia machista. También solicitan que se flexibilicen los requisitos para acogerse al arraigo laboral, al arraigo social y a la reagrupación familiar.

Además, las organizaciones convocantes critican que los partidos políticos utilicen el fenómeno de la inmigración como "arma electoral" y les acusan de alimentar, "con sus enfrentamientos", el "racismo y la xenofobia" en la sociedad española, lo que "está logrando enfrentar en el día a día a nativos y extranjeros".



Sociedad fragmentada

"El que los partidos hayan puesto sobre la mesa el debate sobre la inmigración está llevando a una fragmentación de la sociedad", apostilló Álvarez.

En este sentido, los organizadores muestran su reprobación al protocolo de expulsión puesto en marcha por el Gobierno, "que permite que los policías pongan a los inmigrantes camisas de fuerza, esposas o cinturones de seguridad cuando son repatriados", así como al contrato de integración propuesto por el PP, ya que el único contrato que aceptan, añadieron, es la Constitución española.

También critican el proyecto de reforma del poder judicial que permite la persecución extraterritorial de la inmigración clandestina, así como la directiva europea que permite a los estados retener en los centros