Buscar

Obama cumple promesa sobre Guantánamo, pero falta mucho por hacer

AFP
26/04/2009 - 13:04

La prisión en la base naval de Guantánamo será cerrada, la tortura fue declarada ilegal, al igual que las prisiones secretas de la CIA: Barack Obama ha roto con las medidas más controvertidas del gobierno de George W. Bush, pero ya se ve superado por la magnitud de la tarea.

"Durante sus primeros cien días, Barack Obama hizo progresos significativos para reformar los duros métodos del gobierno de Bush en materia antiterrorista", según un comunicado de la organización por los derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

Pero el organismo también asegura que "su gobierno también ha dado varios pasos en falso".

Aunque cumplió rápidamente su promesa de cerrar en el plazo de un año la prisión más controvertida del mundo y de poner fin al uso de la tortura en los interrogatorios a sospechosos de terrorismo, el nuevo presidente estadounidense heredó una situación más complicada.

"¿Cómo rectificar los errores cometidos (...) y elaborar una nueva política de manera consensuada?", se preguntó Daniel Prieto, investigador del Centro de Asuntos Exteriores.

Entre los cerca de 240 hombres actualmente detenidos en la base naval de Guantánamo, unos 60 son pasibles de ser liberados, pero con la condición de encontrar un país que los acoja. El gobierno de Bush inculpó además a 20 por terrorismo, de los cuales dos fueron arrestados cuando eran adolescentes.

Un grupo de trabajo intergubernamental inició en febrero la reevaluación de cada caso. Oficialmente ninguna decisión ha sido tomada todavía, pero el gobierno de Obama no esconde el hecho de que entre los que serán liberados y los que serán procesados surgirá una tercera categoría de prisioneros: aquellos considerados demasiado peligrosos para ser liberados pero que no pueden ser juzgados, principalmente porque han sufrido tortura.

Una brecha en la que las organizaciones de defensa de los derechos humanos se niegan a verse atrapadas en Estados Unidos. "La manera en que la nueva administración va a cerrar Guantánamo será una prueba fundamental", estimó HRW.

Paralelamente, abogados, jueces y asociaciones se quejan ante los tribunales de la manera en que el nuevo gobierno intenta ganar tiempo en los temas de terrorismo.

En febrero, el gobierno se basó en el principio del "secreto de Estado" para obtener el archivo de una demanda interpuesta por cinco hombres que se dicen víctimas del programa de prisiones secretas de la CIA, por lo que fue duramente criticado.

Sin embargo la "valentía" de Obama sigue siendo alabada por varios sectores luego de haber publicado notas internas del gobierno de Bush que revelaban la existencia de un marco jurídico para los métodos duros de interrogatorio, como la tortura.

Múltiples voces se han alzado para que los autores de esos documentos, así como los responsables políticos a los que obedecían -el ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld o el ex vicepresidente Dick Cheney- respondan por sus actos ante la justicia.

Obama mismo se resiste a abrir una investigación. El riesgo político, según Prieto, es en efecto "sembrar la discordia y provocar rencores en un país que ya está profundamente dividido".

Sin embargo, el presidente dejó abierta la posibilidad de procesar a los redactores de esas notas internas. De ser el caso, el analista advirtió sobre "el inmenso desafío que será evitar que este proceso sea percibido como un esfuerzo meramente partidario y crear un mecanismo justo, que no degenere en un circo".

lum/dab/bar/cap/rpl


Otras noticias

Contenido patrocinado