Buscar

Líder opositor venezolano sustentó su pedido de asilo en Perú

AFP
26/04/2009 - 20:12

El líder opositor venezolano Manuel Rosales sustentó su pedido de asilo al gobierno peruano el viernes en una reunión reservada en que dijo ser un perseguido político del gobierno de Hugo Chávez y se disculpó por haber hecho política desde Lima, informó el domingo a la AFP una alta fuente gubernamental.

Ante una comisión especial de la cancillería peruana, Rosales alegó que es un perseguido político de Chávez, que lo quiere encarcelar para sacarlo de la brega de cara a las elecciones presidenciales de 2012 en Venezuela.

"La reunión de Rosales con una comisión especial de la cancillería, que examina su pedido de asilo, estaba originalmente prevista para el lunes 27 de abril, pero se adelantó al viernes por razones de seguridad y para evitar un gran despliegue mediático", dijo la fuente, que pidió reserva.

En esa reunión, a la que fue convocado Rosales con su abogado peruano, éste se comprometió a no volver a hacer política desde Lima en el caso de que el gobierno de Alan García le otorgue el asilo que solicitó la semana pasada.

Especialistas habían subrayado que el pedido podría haberse complicado luego que Rosales atacó verbalmente al gobierno de Hugo Chávez desde Lima en una declaración televisiva difundida en Perú por un canal local de cable.

La comisión especial que entrevistó a Rosales está integrada por tres diplomáticos peruanos, que ahora preparan un informe que debe determinar la viabilidad del asilo en acuerdo con las leyes peruanas.

La respuesta de Lima podría llegar más rápido de lo imaginado y no tardar las cuatro semanas que había estimado el abogado de Rosales, el congresista oficialista Javier Valle Riestra.

"El gobierno peruano podría tener una respuesta en una semana, sea ésta afirmativa o negativa", según esta alta fuente gubernamental consultada por la AFP.

El asilo podría permitirle a Rosales permanecer en Lima por tiempo indefinido, pero lo obliga a mantener un perfil bajo y a no declarar a la prensa sobre política venezolana.

Con Rosales fuera de escena, el gran ganador en la escena es Chávez, que aparta de su camino a un opositor que podría empañarle sus ambiciones de una nueva reelección a fines del 2012, estiman analistas.

Rosales no es el primer opositor de Chávez que se asila en el Perú. En el 2007 lo hicieron también el dirigente sindical Carlos Ortega y Eduardo Lapi, ex gobernador del estado de Yaracuy.

El miércoles, un tribunal de Caracas dictó una orden de detención preventiva y lanzó una orden internacional de captura y de búsqueda a través de Interpol contra Rosales, quien no asistió en Venezuela a una audiencia por la acusación de corrupción.

El canciller peruano, José Antonio García Belaunde, descartó que la relación de Perú y Venezuela sea afectada por el pedido de asilo, señalando que Lima no se dejará arrastrar en un caso de política interna venezolana

"El caso del señor Manuel Rosales es un caso de política interna de Venezuela que ha sido trasladado al Perú, pero que de ninguna manera debería alterar la relación entre Perú y Venezuela", dijo el canciller a la radio RPP.

El canciller destacó que una prueba de que Caracas no ha tomado a mal la presencia de Rosales en Lima es que no se registra hasta el momento reacción contraria o de protesta por las declaraciones de Rosales en Lima.

El dirigente opositor y ex candidato presidencial se encuentra en Lima desde el pasado 4 de abril.

Rosales, alcalde de Maracaibo y considerado el más importante opositor al mandatario venezolano está acusado en su país de enriquecimiento ilícito, pero él rechaza el cargo y enfatiza que es una venganza política de Chávez.

ljc/jlv/dk


Otras noticias

Contenido patrocinado