Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

Uruguay hace tambalear las buenas costumbres en América Latina

AFP
20/05/2009 - 16:55

Homosexuales enrolados en el Ejército, unión civil entre gays o cambio de sexo a partir de los 12 años: Uruguay desentona en América Latina, donde su vanguardismo hace tambalear costumbres más bien conservadoras.

La elección en 2005 del primer presidente de izquierda de su historia, Tabaré Vázquez, reavivó el deseo de emancipación de este pequeño país de 3,5 millones de habitantes, apretado entre Argentina y Brasil.

La semana pasada, este médico de 69 años sacudió a su Ejército al abolir una regla que prohibía a los homosexuales el acceso a las escuelas militares debido a su "problema de identidad".

"El gobierno uruguayo no discrimina a los ciudadanos por su condición política, su condición étnica o su opción sexual", justificó Vázquez.

Una opinión que está lejos de ser compartida en una región conocida por su machismo y no solamente entre los uniformados.

En Perú, por ejemplo, el gobierno aprobó recientemente un nuevo reglamento disciplinario de la Policía que sanciona con severidad a los agentes homosexuales "que por sus actos causen escándalo o menoscaben la imagen institucional".

"En Uruguay hay como una tradición de tener una política de vanguardia por los derechos de las minorías, una voluntad de avanzar rápidamente en la atención de esos temas", destacó Adolfo Garcé, profesor de ciencias sociales de la Universidad de la República, en una entrevista a la AFP.

La fuerte inmigración de europeos en el siglo XX, sobre todo españoles que huyeron de la Guerra Civil, "contribuyó a generar en el país una cultura política progresista y laica", explicó.

Bajo esta influencia, Uruguay fue el primer país latinoamericano en legalizar el divorcio en 1907 o en otorgar el derecho a voto a las mujeres en 1932.

"La Iglesia no es tan fuerta acá. Tampoco el país ha tenido una oligarquía tan poderosa. Entonces no hubo fuerzas que pudieran haber frenado ese proceso progresista", añadió Garcé.

El año pasado el país creó nuevamente un precedente en América Latina, la mayor región católica del planeta con más de 500 millones de fieles, al legalizar la "unión concubinaria".

Hasta entonces este pacto civil -que ofrece los mismos derechos que el matrimonio para la sucesión, la seguridad social y el derecho de los niños- sólo había sido autorizado a escala local en México, Brasil y Argentina.

Más sorprendente, Uruguay autorizó a sus conciudadanos con tendencias transexuales a modificar su Estado civil para que sea conforme a su apariencia. Una libertad autorizada a partir de los 12 años e incluso sin el acuerdo de los padres.

Portavoz del Colectivo de Gays y Lesbianas "Oveja negra", María Paz asegura que cambiar de sexo y de nombre en los papeles permite "evitar humillaciones" en público.

¿Uruguay va demasiado lejos o demasiado rápido? La asociación de militares retirados protesta contra la "desmoralización" de las tropas mientras el líder de la oposición, Jorge Larrañaga, candidato conservador a la elección presidencial de octubre, promete defender el "concepto tradicional de la familia".

Incluso el actual jefe de Estado frenó a veces la voluntad reformadora de su propio partido.

El año pasado Tabaré Vazquez vetó la legalización del aborto, aprobada en el Parlamento por los legisladores de su partido, el Frente Amplio. El aborto sin condiciones está legalizado sólo en Cuba y en la capital de México.

Este médico oncólogo invocó "principios éticos" y la ley volverá a presentarse en el Congreso si la izquierda vuelve a ganar las elecciones en octubre de este año.

pz/aic/jb


Otras noticias

Contenido patrocinado