Buscar

Nuevas revelaciones sobre Berlusconi le colocan en centro de la polémica

AFP
20/05/2009 - 17:44

El jefe del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, ocupaba de nuevo este miércoles el centro de la polémica por un asunto judicial, un día después de que se supiese que pagó 600.000 euros al abogado británico David Mills para que mintiese a los jueces para protegerle.

"Es una ataque calculado minuto a minuto", sostiene Paolo Bonaiuti, vocero del jefe de gobierno, al defender a Berlusconi, que tildó el caso de "escandoloso enésimo juicio" de los "jueces rojos".

El magnate de la comunicaciones italiano y jefe de gobierno, quien ha protagonizado numerosos líos judiciales desde que se lanzó a la política hace más de quince años, volvió a cargar contra la magistratura italiana calificándola de aliada de una "oposición derrotada" y de una "prensa vergonzosa".

"He tenido que afrontar 102 juicios y gastar 200 millones (de euros) en abogados", aseguró Il Cavaliere, quien prometió que explicará todo ante el Parlamento, sin precisar cuándo.

El ex abogado de Silvio Berlusconi fue condenado en febrero a cuatro años de cárcel por falsos testimonios a favor de su cliente, que evitó ser juzgado en ese caso gracias a una ley que él promovió y que le garantiza la inmunidad mientras ejerza el cargo de primer ministro.

El abogado británico fue condenado por haber presentado falsos testigos en favor del político italiano en dos procesos que implicaban a Fininvest, el 'holding' de la familia Berlusconi, a finales de los años 90.

La sentencia fue dictada en febrero y el martes el tribunal de Milán (norte) que la dictó hizo pública su argumentación, en la que se vierten las acusaciones contra Berlusconi.

David Mills, experto en la creación de sociedades "offshore", fue procesado por la apertura de cuentas bancarias a nombre de Fininvest en paraísos fiscales.

La publicación de la argumentación de la sentencia a pocos días de las elecciones para el parlamento europeo del 6 y 7 junio, en las que Berlusconi espera barrer definitivamente a la oposición, podría dificultar las ambiciones del primer ministro.

Sobre todo después de haber tenido que responder también al escándalo de sus "líos de faldas", que llevaron a su segunda esposa, Veronica Lario, a pedir el divorcio.

La debilidad de Berlusconi por las jóvenes y guapas aspirantes a estrellas de la televisión, algunas al parecer menores de edad, según las insinuaciones de su esposa, le han hecho perder la popularidad que ganó con la gestión del terremoto del 6 de abril en los Abruzos.

Las acusaciones de la esposa le hicieron perder 3 puntos para situarse en 53%, según el Instituto de Sondeos IPR.

Paralelamente subió el número de personas que lo consideran "poco fiable", de 42% a 46%, según un sondeo realizado antes de las informaciones sobre los sobornos a Mills.

"Tengo el apoyo del 74,8% de los electores", respondió el martes Berlusconi citando sus propios sondeos, a pocos días de unos comicios en los que apostó fuerte presentándose como cabeza lista de su partido, el Pueblo de las Libertades, en todas las ciscunscripciones electorales.


Otras noticias

Contenido patrocinado