Buscar

ÚLTIMA HORA:
Sorteo de octavos de la Champions League: Real Madrid-PSG, Chelsea-FC Barcelona y Sevilla-United (12:20)

Escándalo de gastos de parlamentarios socava aún más gobierno de Brown

AFP
20/05/2009 - 20:12

El escándalo de las facturas de gastos presentadas por parlamentarios británicos erosiona al gobierno de Gordon Brown, quien desestimó el miércoles llamados a elecciones anticipadas, mientras la población expresa abiertamente su desconfianza en el desprestigiado Parlamento.

La crisis política, alimentada por revelaciones cotidianas sobre las abusivas facturas presentadas por los diputados de los principales partidos, que han reclamado desde el reembolso de muebles y ropa al mantenimiento de una piscina, se agudizó tras la renuncia el martes del presidente (speaker) de la Cámara de los Comunes, Michael Martin.

Al día siguiente de esa renuncia --inédita en 300 años-- Brown, cuyo partido laborista jamás ha estado tan bajo en los sondeos, fue asediado en el Parlamento con llamados a que convoque a elecciones anticipadas.

"Tras la renuncia de Martin, qué mejor manera puede haber de resolver este asunto" de las facturas abusivas "que mediante la convocatoria a elecciones legislativas" anticipadas, le planteó el miércoles el líder de la oposición conservadora, David Cameron.

Brown rechazó tajantemente esa sugerencia. "Todos los partidos cometieron equivocaciones" y la única manera de avanzar es "limpiar el sistema en vigor", no cambiar a las personas que lo dirigen, aseguró el primer ministro laborista en el Parlamento.

"Nuestro deber no sólo es cambiar el sistema en la Cámara de los Comunes", declaró Brown, estimando que "quien cree que el problema puede ser resuelto cambiando algunos nombres, está equivocado".

"Nuestro deber es llevar al país a través de las dificultades de la recesión" económica, insistió el jefe de Gobierno británico, intentando llevar el debate al campo de la economía, que es su punto fuerte, y recuperar la iniciativa política, lo que no parece que le será fácil.

El líder de los liberal demócratas, segunda fuerza opositora, subrayó por su parte que "la gente no quiere una elección con nuevos rostros y las mismos reglamentos podridos".

"Lo que debe cambiar es la manera cómo se hace política en su conjunto", insistió Nick Clegg en la Cámara de los Comunes.

Pese a la tradicional reserva británica, el desprestigio del sistema político en su conjunto es el tema de indignadas conversaciones en pubs y autobuses, donde el otro gran tema es la crisis económica, que ha provocado millones de despidos en el Reino Unido.

Muchos aseguran que el laborista Martin --un antiguo obrero metalúrgico, con 30 años en el parlamento, de los cuales los últimos nueve como presidente de la Cámara de los Comunes-- ha sido sólo la cabeza de turco del escándalo político que vive el país, y reclaman que más cabezas deben caer.

La renuncia de Martin, que tendrá efecto el 21 de junio, "refleja el colapso de la fe de la opinión pública en el sistema político", resumió el miércoles en un editorial el diario conservador Daily Telegraph.

Además, la dimisión de Martin como 'speaker' será acompañada de su renuncia a su escaño en los Comunes, lo que obligará a convocar elecciones parciales en su circunscripción de Glasgow Norte.

Nadie espera que los laboristas ganen ese escaño, que será seguramente obtenido por un pequeño partido independiente o por el partido nacionalista escocés.

Mientras, el desprestigio que alcanza a todos los grandes partidos es tan grande que los líderes de las tres principales formaciones --Brown, Cameron y Clegg-- se vieron obligados a reunirse para negociar una reforma de los gastos de los diputados y el funcionamiento del mismo Parlamento.

ame/lmm.


Otras noticias

Contenido patrocinado