Buscar

En una noche con goles brasileños, Shakhtar Donetsk campeón de la UEFA

AFP
20/05/2009 - 23:20

El Shakhtar Donetsk ucraniano derrotó por 2-1 en prolongación (1-1) al Werder Bremen alemán, este miércoles en Estambul en la final de la Copa de la UEFA de fútbol, en la que los 3 goles fueron anotados por brasileños, y se consagró campeón de la segunda competición europea de clubes.

Esta es la última edición (la 38ª) de la competición creada en 1971 bajo esta denominación, puesto que a partir del año próximo se llamara Europa League y tendrá un formato diferente al actual.

En el estadio Sükrü Saraçoglu de Estambul, ante 35.000 espectadores, todos los goles fueron brasileños, abrió el marcador para el Shakhtar el "gaúcho" Luiz Adriano, empató para el Werder el defensa Naldo, y el gol del triunfo en la prolongación fue obra de Jadson (97).

Desde el desmembramiento de la Unión Soviética, es la primera vez que un equipo ucraniano gana una competición europea. Pero el equipo dirigido por el exitoso entrenador rumano Mircea Lucescu, de 63 años, venía avisando desde hacía rato de sus intenciones, apoyadas también a golpe de talonario por su rico presidente, Rinat Akhmetov.

El duelo fue muy friccionado, al punto que el árbitro español Luis Medina Cantalejo tuvo que mostrar siete tarjetas amarillas. En este aspecto, sí ganaron los alemanes: 4-3. No obstante, los "ucranio-brasileños" jugaron mucho mejor y dominaron en el panorama del partido: fue un triunfo merecido.

La apertura del marcador llegó cuando Luiz Adriano, muy bien habilitado desde lejos, con la parte exterior del pie derecho mandó el balón a las redes de la valla defendida por Tim Wiese, cuando promediaba la primera parte (25).

Sin embargo, los de la ciudad-puerto del norte alemán no se arredraron y diez minutos más tarde Naldo lanzó un tiro libre desde 35 metros, que entró en la portería ucraniana con la complicidad del arquero Andriy Pyatov.

El peruano del Werder, Claudio Pizarro, casi pone el 2-1 con un cabezazo en el minuto 80, pero fue Jadson el que en el minuto 7 del alargue aprovechó un error de Wiese para lograr el tanto de la victoria en un rebote.

Para los pupilos de Thomas Schaaf, un equipo que se desempeña bien a nivel internacional, pero que ha tenido un año negro en la Bundesliga, en la que está décimo cuando falta una fecha para finalizar el torneo, ganar la Copa de la UEFA era la única manera de salvar la temporada y los platos rotos.

"Todos estamos desilusionados en el vestuario, no logramos ganar esta final. Hay que aceptarlo", se lamentó Schaff.

Los germanos no pudieron contar con su armador de juego, el brasileño Diego, quien tuvo que ver el partido desde las tribunas por estar suspendido. En la semifinal de vuelta ante el Hamburgo vio un tarjeta amarilla, que lo inhabilitó para la final.

bur/age


Otras noticias

Contenido patrocinado