Buscar

DT Israel niega haber renunciado en Colombia para dirigir la 'U' de Chile

AFP
1/07/2009 - 16:08

El técnico uruguayo Rubén Israel negó haber renunciado al Independiente Santa Fe de Bogotá para dirigir a la Universidad de Chile u otro equipo, y reiteró que se fue de Colombia por amenazas de muerte.

"Ni con ese club (Universidad de Chile) ni con ningún equipo del mundo tengo una negociación. Yo estuve a punto de ser técnico de ese equipo el año pasado y no acepté", declaró el timonel desde Montevideo al diario bogotano El Tiempo de este miércoles.

"Puede desmentirlo categóricamente. Aún me siento entrenador de Santa Fe y no sé de dónde sale una versión de un club que, hasta donde sé, tiene entrenador (el uruguayo Sergio Markarián) y está disputando una semifinal", añadió.

Markarián anunció el 20 de junio que dejará la banca de la 'U' cuando termine el actual Torneo Apertura chileno.

Israel, cuatro veces campeón con Libertad de Paraguay, descartó vincularse en lo inmediato al cuadro universitario u otra institución, señalando que por ahora quiere hacer su "duelo personal y como entrenador".

"No voy a tomar la conducción de ningún equipo en las próximas semanas. Si viniera el Real Madrid a firmarme un contrato de 100 millones de dólares, también diría que no", sostuvo.

Israel dimitió sorpresivamente el lunes a Independiente Santa Fe, dos semanas antes de su debut en el Torneo Clausura-2009, alegando amenazas de muerte.

Según el estratega, el domingo recibió dos llamadas telefónicas en las que un hombre advirtió que lo atacaría a él y a su familia si dejaba marchar del plantel al zaguero Francisco Nájera, quien tras el incidente anunció que dejará el club.

"No tengo dos formatos para pensar, debo proteger a mi familia", dijo Israel antes de regresar el lunes a Uruguay.

El técnico fue contratado por el conjunto capitalino tras declinar a inicios de mayo su vinculación al también colombiano Atlético Nacional, que finalmente fichó al argentino Ramón Cabrero.

axm/ev

Otras noticias

Contenido patrocinado


El flash: toda la última hora