Buscar

México en veda electoral tras una campaña sin debate y con apatía ciudadana

AFP
2/07/2009 - 17:17

México entró este jueves en un periodo de veda electoral con miras a las elecciones intermedias del 5 de julio tras una campaña con muchos fuegos de artificio entre candidatos y la apatía de la ciudadanía, más preocupada por la crítica situación económica.

Unos 77 millones de mexicanos acuden el domingo a las urnas para renovar los 500 escaños de la Cámara de Diputados, elegir a seis gobernadores estatales y a 568 alcaldes, además de que distintos distritos también votarán por legisladores locales.

Por ley, las campañas concluyeron el miércoles y este jueves quedaron prohibidos todos los actos y manifestaciones políticas de candidatos y partidos políticos, mientras que los medios de comunicación no pueden difundir encuestas ni información relativa a las contiendas electorales.

La campaña electoral provocó escaso entusiasmo entre los mexicanos, que vieron cómo su moneda, el peso, se devaluó en más de 30% ante el dólar, mientras que los pronósticos para la economía mexicana en 2009 se derrumbaban hasta un decrecimiento de 5,5%.

El primer enemigo a vencer es el abstencionismo ya que el mismo IFE, la máxima autoridad electoral, estima que acudirán a las urnas unos 30 millones de los 77 millones con derecho a voto, si bien considera que se trata de una participación aceptable por ser comicios intermedios.

Esta campaña electoral arrancó en mayo pasado en medio de la alerta por la gripe porcina, lo que se tradujo en dos semanas de retraso por la prohibición de realizar reuniones multitudinarias para evitar contagios del mal, que ha dejado 119 muertos en México.

El problema del narcotráfico, que en junio dejó el mayor número de homicidios desde diciembre de 2006, fue el tema central de los mensajes propagandísticos, con un partido acusando a otro de haber sido cómplice del crimen organizado en el pasado o criticando la estrategia de la mano dura contra el narcotráfico.

En medio de todo, en el último mes cobró fuerza un movimiento, de origen aún difuso, que promueve la anulación del voto como forma de protesta ante el desprestigio de los partidos políticos.

Las encuestas difundidas el miércoles, último día autorizado por la ley, auguraban que el ex hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) recuperaría la mayoría relativa de la Cámara de Diputados, donde actualmente es la tercera fuerza política.

En ese caso, el conservador Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el presidente Felipe Calderón y que tiene la mayoría relativa en la saliente Cámara de Diputados, quedaría como segunda fuerza y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática sería desplazada de ese escalón a tercera fuerza.

sem/ol/lm


Otras noticias

Contenido patrocinado