Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

Enfrentamientos entre manifestantes y policías italianos en los días previos al G8

4/07/2009 - 20:19

VICENZA (ITALIA), 4 (Reuters/EP) Manifestantes concentrados en Vicenza para protestar contra los líderes del G8 y agentes de Policía se enfrentaron este sábado cuando los primeros intentaron cruzar un puente que da acceso a una base militar estadounidense cuya ampliación también era rechazada por los manifestantes. Los policías emplearon gas lacrimógeno para dispersar a la marcha y los manifestantes, algunos equipados con cascos de moto y embozos, lanzaron botellas y petardos contra los agentes.

Varios miles de personas secundaron la convocatoria, la primera gran manifestación por la celebración de la cumbre de los días 8 al 10 de julio de los dirigentes de los siete países más ricos del mundo más Rusia en la región italiana de L'Aquila. "Estamos hartos de que los poderosos gobiernen sin consultar al pueblo", explicó Martina Vultaggio, una de las integrantes de la organización convocante.

La ampliación proyectada de la base de Vicenza supondría duplicar su tamaño y funcionalidad con la incorporación de los terrenos del antiguo aeropuerto de Molin. Actualmente acoge a unos 3.000 militares y a ella está asignada la 173 Brigada Paracaidista del Ejército estadounidense.

Aunque el proyecto cuenta con el beneplácito del Gobierno romano, los vecinos de Vicenza han rechazado en referéndum la ampliación de la base. Los detractores de la ampliación argumentan que supone una amenaza para las aguas subterráneas de la zona y también para los vecinos de Vicenza y para su patrimonio artístico. Vicenza acoge en su centro histórico importantes obras arquitectónicas de la época renacentista.

El objetivo de la manifestación era recorrer unos 3,5 kilómetros hasta el lugar donde ya se realizan obras para la ampliación, pero la Policía les prohibió el paso en un puente. Los manifestantes corearon consignas contra la base americana ante la vigilancia de unos 1.000 policías.


Otras noticias

Contenido patrocinado