Buscar

Israel se niega a parar la construcción de una nueva colonia como le pide EEUU

AFP
19/07/2009 - 17:09

Estados Unidos pidió a Israel que detenga la construcción de un nuevo barrio de colonización en Jerusalén Este, pero este domingo el Estado hebreo se negó rotundamente a hacerlo.

Al referirse al proyecto en el barrio de Jeque Jarrá, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, del Partido Likud (derecha), afirmó que el gobierno no impondría restricciones a los habitantes judíos en una ciudad que el Estado considera su capital.

"Nosotros no podemos aceptar la idea de que los judíos no tendrán derecho a vivir o a construir en alguna parte de Jerusalén Este. No podemos aceptar esas limitaciones", declaró Netanyahu al comenzar la reunión semanal del gabinete. "Jerusalén unida es la capital del pueblo judío y del Estado de Israel. Nuestra soberanía sobre ella es incuestionable", sostuvo el jefe de gobierno, agregando que los habitantes palestinos podían comprar casas en toda la ciudad.

El embajador de Israel en Washington, Michael Oren, fue convocado por el Departamento de Estado a finales de la semana pasada y fue informado de que ese proyecto, destinado a construir viviendas en el lugar donde se encontraba el antiguo Hotel Shepherd, debía ser detenido, informó a la AFP un funcionario israelí que solicitó el anonimato. Por el momento, Estados Unidos no ha hecho comentarios sobre esa información.

El negociador palestino Saeb Erakat dijo a la AFP que "no hay una solución intermedia en la cuestión de los asentamientos. Israel debe ponerles fin inmediatamente, tanto en Cisjordania como en Jerusalén".

Este proyecto está destinado a un lugar llamado Karm Al Murti por los palestinos, que anteriormente perteneciera al gran Muftí de Jerusalén, Amin al Huseini, y que en 1985 fue comprado por el millonario norteamericano Irving Moskowitz. Según los medios de comunicación israelíes, Moskowitz financió en otras oportunidades proyectos de colonias en Jerusalén Este y la Cisjordania ocupada.

El proyecto Jeque Jarrá, ubicado cerca de los edificios del gobierno israelí y de los consulados de Gran Bretaña y Estados Unidos en Jerusalén Este, recibió un permiso de construcción del municipio hace tres meses, afirmó el diario Maariv.

En un comunicado, la municipalidad indicó que "la compra del terreno que incluye el Hotel Shepherd fue legal (...) de acuerdo con el Tribunal Supremo de Israel, los judíos, los musulmanes y los cristianos pueden comprar tierras en todas partes en la ciudad de Jerusalén".

La comunidad internacional considera que los barrios judíos en Jerusalén Este, cuya población es mayoritariamente árabe, son colonias israelíes, y esta cuestión es uno de los principales obstáculos en el estancado proceso de paz para Oriente Medio.

Israel arrebató Jerusalén Este a Jordania en la Guerra de los Seis Días, en 1967, y luego anexó ese sector de la ciudad, en una iniciativa que no ha sido reconocida por la comunidad internacional.

El Estado hebreo considera que toda la ciudad de Jerusalén es su capital "eterna y sin divisiones", y no considera que las construcciones en Jerusalén Este sean colonias.

Por su parte, los palestinos quieren que el este de Jerusalén sea la capital del Estado que planean crear, y se oponen enérgicamente a toda construcción de asentamientos en Jerusalén Este, donde viven unos 200.000 israelíes judíos y 268.000 palestinos.

Otras noticias

Contenido patrocinado