Buscar

Sacerdote español fue asesinado por su "pareja sentimental" en Cuba (prensa)

AFP
19/07/2009 - 17:22

El sacerdote español asesinado el 13 de febrero en Cuba murió a manos de su "pareja sentimental", que no sabía que aquél era religioso, según el diario español El País de este domingo.

El padre Eduardo de la Fuente, de 61 años, "murió a manos de otro hombre que era su pareja sentimental, ante quien se hacía pasar por empresario extranjero. Por eso, en su homilía del viernes el cardenal (de La Habana, Jaime Ortega) dijo que en su caso 'los delincuentes ignoraban que habían matado a un sacerdote'", según el diario.

El País, que sostiene que la muerte el 13 de julio de otro cura español, Mariano Arroyo, "fue absolutamente distinta", añade que a pesar de que no se revelaron detalles de la investigación del asesinato de De la Fuente, "tanto la Iglesia como la Embajada (española) fueron informadas (...) de lo sucedido, así como de la captura del autor del crimen y de sus cómplices".

"Pero por ser un asunto tan delicado fue tratado con suma discreción", apuntaron.

El cardenal de La Habana dijo el viernes que los dos asesinos confesos de ambos sacerdotes están detenidos.

Por su parte, el arzobispado de La Habana manifestó en un comunicado difundido este domingo por el diario Juventud Rebelde "su rechazo a cualquier intento de vincular un caso con otro" y "a darle un matiz religioso o político ajeno totalmente a la realidad del hecho criminal en sí mismo".

Además precisó que "los que cometieron" el asesinato de De la Fuente "ignoraban la condición de sacerdote de la víctima".

Según El País, el móvil de la muerte del otro sacerdote, de 74 años, es el "robo", ya que "fue hallada abierta la caja fuerte que Arroyo tenía en la casa sacerdotal".

Añade que, según fuentes de la Iglesia, "el asesino, ya detenido, es el guardián de la parroquia, quien actuó en complicidad con otras personas".

Por su parte, en el diario El Mundo, un sacerdote español amigo de ambos, Isidoro Hoyos, declaró que "no puede ser un robo" debido al ensañamiento, y apuntó a la acción de "un desequilibrado" o a "un crimen ritual probablemente cometido por la santería satánica", según le comentó la policía de la embajada española.

Hoyos encuentra "similitudes llamativas" en los dos asesinatos, ya que ambos se produjeron un día 13 y con tortura.

El silencio guardado sobre las dos muertes por la prensa cubana desató múltiples conjeturas sobre los hechos.

El cardenal de La Habana aseguró durante el funeral de Arroyo, el viernes, que el móvil "no es odio a los sacerdotes por su condición de tales, ni odio a los españoles".

esb/erl

Otras noticias

Contenido patrocinado