Buscar

Costa Rica y Guadalupe estrenan el lujoso estadio de Dallas

AFP
19/07/2009 - 23:56

El nuevo estadio de los Dallas Cowboys que estrenaron este domingo las selecciones de Costa Rica y Guadalupe en partido de cuartos de final de la Copa de Oro de Concacaf, es la joya más refulgente de la Federación de fútbol de Estados Unidos en su carrera por conseguir la sede del Mundial de 2018 ó de 2022.

Ticos y guadalapeños jugaron en un escenario de lujo construido en la ciudad de Arlington (Texas) a un costo aproximado de 1.150 millones de dólares, y que será la nueva sede del equipo Dallas Cowboys de la Liga Nacional de Football Americano.

"Es emocionante saber que uno hace historia, pero más aún que se sepa que uno fue quien marcó el primer gol de la victoria de Costa Rica", dijo Celso Borges, autor del primer gol marcado en este estadio.

La instalación podrá acoger hasta 100.000 espectadores, aunque para el encuentro de la Copa de Oro se utilizaron sólo 80.000 plazas.

"La Casa que Jerry Jones construyó", como gustan decir en Dallas del dueño del equipo de football americano, es como todo lo de Texas, grandiosa en su concepción, exagerada en su construcción.

"Cuando empezamos a pensar en este recinto, queríamos que fuera algo más que un hogar para los Dallas Cowboys," dijo Stephen Jones, gerente del club texano. "Queríamos que sirviera también para otros deportes con grandes concurrencias, y evidentemente el fútbol es el primero en la lista", señaló.

Las excavaciones para el nuevo estadio comenzaron en abril de 2006, y desde entonces alrededor de 2.000 obreros y especialistas trabajaron en la obra, y actualmente un centenar se encarga de los detalles de terminación.

"Yo trabajé en la construcción, y ahora estoy de 'vale parking' (parqueador), pero me aseguraron que me contrataran 'full time' (tiempo completo), dijo el mexicano-estadounidense Heriberto Elizondo, mezclando palabras en inglés y español.

Entre las características predominantes del estadio se encuentra su techo retractable, que abre y cierra en 12 minutos, apoyado en dos arcos de acero que corren a lo largo de todo el estadio, recubierto de vidrio en su totalidad.

Su toque distintivo es, sin embargo, la pantalla de video que cuelga sobre el centro del campo, de 55 metros de largo y 15 metros de altura, "la más grande del mundo", según se ufanan los texanos.

Hasta los fanáticos sentados en los gallineros --desde donde los jugadores se ven como puntitos de colores sobre un manto verde--, pueden sentir que están en medio de la cancha con sólo echar una mirada al gigantesto cuadrado de plasma.

El estadio cubre un estimado de 213.700 metros cuadrados y se asienta en lo que antes era una de las partes más deprimidas de la ciudad de Arlington.

"Ni la policía entraba allí por las noches", según cuenta Elizondo, quien vivía en un demolido edificio de las inmediaciones y tuvo que mudarse a la ciudad vecina de Irving.

Hasta el momento, las únicas críticas que ha recibido el 'Monstruo de Cristal' es sobre su superficie sintética, que según algunos jugadores de Haití y Grenada es demasiado blanda y enlentece el correr del balón.

El New Cowboys Stadium es el primer inmueble deportivo de Estados Unidos que utilizará tres tipos de superficie sintética, y el primero en estrenar el pasto sintético especial aprobado por la FIFA, conocido como 'RealGrass Matrix Turf'.

También se podrá usar pasto natural, como el que exigieron los organizadores de la gira del Chelsea de Londres para su encuentro contra el América de México, a fines de este mes.

"Tenemos la ventaja de que también se puede usar pasto natural porque el techo se abre y puede entrar la luz solar", apuntó el gerente de los Dallas Cowboys. "Es probable que para el Superbowl 45 del 2011 se usará pasto natural".

Es conocida en Dallas la respuesta del dueño de los Cowboys, Jerry Jones, cuando le preguntaron acerca de la magnificiencia de su obra: "Cuando se abra el techo del estadio, Dios podrá ver jugar a su equipo".

psl/ma

Otras noticias

Contenido patrocinado