Buscar

DESTACAMOS
Joaquín Sabina, ingresado en un hospital de Madrid por un problema circulatorio

Obama, a 16 votos para alcanzar la reforma sanitaria

Europa Press
20/03/2010 - 18:28 | 21:59 - 20/03/10

Obama, y la totalidad de su equipo de negociadores ultiman los flecos para garantizar lo que será, este domingo a partir de las 18.00 horas de la tarde -hora española- el mayor éxito de su legislatura, esto es, la aprobación del nuevo modelo de cobertura sanitaria. Algunos demócratas ya han filtrado que cuentan con los votos suficientes.

El partido demócrata confía en contar con los votos necesarios para aprobar este domingo la reforma sanitaria, a pesar de una gran oposición, informó este sábado el líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer.

"Claramente creemos que tenemos los votos", aseguró este sábado un Hoyer triunfante.

La reforma implicará: la implantación de un sistema económico regulado hasta un nivel casi desconocido por la actual generación de estadounidenses, y la culminación de la ideología del Partido Demócrata en los primeros años del siglo XXI.

A pocos votos de un triunfo en un país de bandera

Obama ha prolongado, hasta cierto punto, los preceptos de la Doctrina Bush en lo que a política internacional se refiere. Pero a nivel doméstico, el primer año de su legislatura ha ido encaminado a lo que sucederá mañana: menos de 16 votos le separan de su primera gran victoria en el Congreso, un sistema sanitario que garantiza, según sus expectativas, una reducción del déficit público a medio-largo plazo y que supone el primer intento en firme para resolver una de las grandes paradojas de la sociedad estadounidense actual: el escaso nivel de atención médica que reciben los ciudadanos en un país que se supone abandera el estándar de calidad de vida del planeta entero. 

La perseverancia de Obama

A lo largo de los últimos siete días, Obama ha resaltado en más de sesenta ocasiones la necesidad de desarrollar un nuevo paradigma de Seguridad Social, ya sea ante el gran público o en encuentros cerrados con diferentes representantes y grupos de presión quienes han decidido que el último escollo a superar sea la legislación antiabortista que se verá, a buen seguro, modificada con la implantación de esta reforma. Es la última carta que les queda por jugar y que es muy posible que acabe incluida dentro del paquete de "añadidos" que el bloque republicano ha incluido, vía Senado, a cambio de aceptar de la aprobación de la reforma.

Una reunión clave

El ritmo de las negociaciones este sábado en la Cámara era frenético. Por un lado, el Comité de Reglas abordaba cómo llevar a cabo la votación, y en qué momento. Normalmente, un encuentro de esta comisión sólo interesaría a los muy iniciados, pero la prensa se agolpaba a sus puertas.

Según decidió finalmente el Comité, este domingo los congresistas dedicarán dos horas al debate de uno de los proyectos de ley e inmediatamente celebrarán las dos votaciones, de modo consecutivo, indicó el líder de la mayoría demócrata en la Cámara, Steny Hoyer.

Otro de los grandes centros de atención giraba en torno a un grupo de congresistas demócratas católicos, que públicamente permanecen indecisos u opuestos a la medida, y de cuyo voto final -dado que la oposición republicana dará un 'no' en bloque- puede decidir el éxito de la reforma.

La reforma

La nueva legislación, que afectaría a virtualmente todos los estadounidenses y los que nazcan dentro de un año, amplía la cobertura médica a más de 32 millones de personas y prohíbe a los aseguradores que nieguen cobertura médica argumentando "planes preexistentes a la reforma". 

El coste estimado durante los próximos diez años es de 940.000 millones de dólares (unos 683.000 millones de euros), pero los ciudadanos se enfrentan, por primera vez, a penalizaciones por no aceptar esta nueva legislación, por lo que tendrán que pagar por cobertura médica. A través de este ingreso adicional, el Gobierno espera reducir el déficit entre 132 y 138.000 millones de dólares en la próxima década, pero a partir de 2019 se espera que la reducción se incremente por encima del billón de dólares.

Paradojas: la mala valoración sanitaria de EEUU

El impacto es enorme en los trabajadores que van a tener que pagar este nuevo modelo, pero Obama y los demócratas se preguntan cómo es posible que Estados Unidos haya destinado el 16 por ciento de su PIB en Sanidad y que el país ocupe el 38º lugar del mundo en expectativa de vida, según las estadísticas oficiales esadounidenses. El gasto en sanidad privada es la respuesta. "A no ser que seas un billonario, tu familia está en bancarrota", según dictamina el doctor David Himmelstein, de la Universidad de Harvard: el 62 por ciento de los estadounidenses que se declaran en bancarrota, lo hacen única y exclusivamente porque no pueden pagar el gasto médico.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
20-03-2010 / 23:19
unaMas
Puntuación 4

Vaya jopelines, pero lo liberal no era lo mejor para absolutamente todo. Si lo privado siempre funciona mejor, que para algo es privado. Ahora viene Obama y se da cuenta de que para la Sanidad no es lo mejor. Entonces, ¿por qué Espe quiere ponernos la Sanidad privada en Madrid?

#2
21-03-2010 / 06:41
laespeestontaypunto
Puntuación 1

por que es tonta(o demasiado listilla) y solo busca su propio beneficio. creo que todo el mundo lo tiene asi de claro