Buscar

DESTACAMOS
Una persona se coló en el Espanyol-Barcelona con una pistola de fogueo y realizó varios disparos dentro del estadio

Obama hace historia al lograr pasar su reforma sanitaria en el Congreso

Jose Luis de Haro/ Nueva York
21/03/2010 - 14:14 | 09:40 - 22/03/10

Los demócratas se han apuntado una victoria histórica en la votación sobre la reforma sanitaria, al aprobar el proyecto tal y como pasó el Senado el pasado 24 de diciembre por 219 votos a favor frente a 212 en contra. Un total de 34 demócratas votó en contra de la medida. El presidente, Barack Obama, se ha mostrado agradecido a su equipo y a los ciudadanos de pasar una reforma que "no es radical" pero que se encamina en la dirección correcta. Claves de la reforma sanitaria estadounidense.

Tras esta votación, los congresistas procedieron a pronunciarse sobre la segunda parte de la reforma, un proyecto de ley que introduce una serie de enmiendas al recién aprobado para dejarlo más al gusto de la Cámara de Representantes. Esta enmienda pasó el escrutinio con 220 votos a favor y 211 en contra.

Ese proyecto de ley se trasladará al Senado, donde podría votarse esta misma semana y no se esperan grandes contratiempos para su aprobación: son necesarios 51 votos y los demócratas cuentan con 59, un margen en principio lo suficientemente amplio.

El presidente, Barack Obama, escoltado por el vicepresidente, Joe Biden, ha asegurado al pueblo estadounidense que "ningún accidente o enfermedad deben poner en peligro sus sueños". Según su punto de vista, la reforma aprobada ayer no es "radical" pero se encamina a la dirección correcta. Al mismo tiempo que demuestra la "fortaleza americana". El presidente dejó bien claro que su gobierno "todavía es capaz de hacer grandes cosas".

Horas antes, los demócratas se habían apuntado una primera victoria en la votación sobre la reforma sanitaria, al aprobar un voto de procedimiento por 224 votos a favor frente a 206 en contra. Todo el grupo republicano, de 178 congresistas, y 28 demócratas, votaron en contra de la moción.

Debates sobre los proyectos de ley

El Capitolio de Estados Unidos se convirtió durante el pasado fin de semana en el epicentro de un terremoto que, para bien o para mal, culminó con la votación final sobre la reforma sanitaria. Un hervidero de pactos políticos, minuciosamente orquestados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y, como no, respaldados por el presidente del país, Barack Obama, quien habló en al menos 64 ocasiones los congresistas demócratas más ambiguos e indecisos. Horas antes de la cita histórica que tuvo lugar en el Congreso, el líder del caucus demócrata en la Cámara Baja, John Larson, adelantó que su partido ya tenía los 216 votos necesarios para pasar el ansiado proyecto de ley.

Sin embargo, la tediosa jornada se convirtió en un ir y venir de rumores que viraban su optimismo según la persona que dejase caer sus perlas lingüísticas ante la prensa norteamericana. Minutos antes del pistoletazo de salida del debate final en el Congreso, Pelosi y Obama se apuntaron un nuevo tanto al convencer al legislador demócrata por Michigan, Bart Stupak y otros ocho congresistas "pro vida" para ofrecer su apoyo a la reforma. A cambio, Obama prometió aprobar una orden ejecutiva que reforzase la decisión de prohibir la financiación del gobierno federal para las prácticas abortistas.

Por su parte, los republicanos echaron mano de la falta de apoyo popular a la reforma para minar la euforia demócrata. El líder de la minoría republicana en el Congreso, John Boehner, abfirmaba durante una intervención en el programa Meet the Press, de la cadena NBC, que si su partido gana las elecciónes legislativas del próximo noviembre "haremos todo lo posible para frenar la reforma, en el caso de que pase". "Nuestra primera propuesta sería eliminar los recortes del Medicare, eliminar las subidas de impuestos, eleminar el seguro médico obligatorio", añadía.

En la misma línea, el segundo de a bordo de los republicanos en el Congreso, el legislador Eric Cantor, afirmó que "los americanos no quieren que la reforma pase, los republicanos no quieren que pase y nuestro partido no votará a favor de esta ley".

Los ciudadanos parecen no estar de acuerdo con el titánico esfuerzo que Obama y buena parte de los demócratas realizaron durante las últimas semanas en busca de aprobar su reforma sanitaria. De hecho sólo un 41% de los estadounidenses están a favor del plan mientras el 54% se ha mostrado completamente en contra, según el último sondeo de Rasmussen Reports.

 Con las elecciones legislativas a la vuelta de la esquina el próximo noviembre, aquellos congresistas demócratas que votaron a favor de la reforma podrían haber firmado su sentencia de muerte política. De hecho, un 50% de los ciudadanos encuestados afirmó que no votará por el legislador que de su visto bueno al proyecto de ley, algo que podría dinamitar la mayoría demócrata en la Cámara Baja.

Previamente, en el mismo programa de la NBC, el líder demócrata en el Congreso, Steny Hoyer, auguraba que habría "más de 216 votos" a favor de la reforma. Cabe recordar que a día de hoy, la Cámara Baja cuenta con un total de 253 congresistas demócratas y 178 republicanos. En los pasillos del Capitolio, Pelosi, teléfono en mano, mantuvo una conversación con Hoyer en la que afirmaba que era necesario encontrar al menos 217 votos, ya que ningún legislador demócrata quería ser ?el voto decisivo?.


No hay que olvidar que todos los intentos de otros presidentes por imponer un sistema médico universal en el país, cayeron en saco roto, desde Harry Truman a Bill Clinton.

El plan votado podría ofrecer seguro médico a un total de 32 millones de ciudadanos sin cobertura médica y costará alrededor de 940.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, según apuntaba la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), reducirá el déficit federal en 138.000 millones de dólares en la próxima década.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 12

#1
21-03-2010 / 15:09
fernando
Puntuación 10

Obama. con la reforma sanitaria haga historia, y llegara a lo que ya ha hecho felipe gonzalez en los años 80.

#2
21-03-2010 / 18:24
JGP
Puntuación -1

Lamentablemente los cambios a la reforma han sido tantos que casi no habra cambios

#3
21-03-2010 / 18:56
car
Puntuación 14

EE.UU nos da una leccion de democracia,...al margen de la ley y su aprobacion o no,....aqiu en España se vota con los intestinos.

#4
21-03-2010 / 19:26
blanca
Puntuación 12

la poblacion la tiene en contra y los lobbys tambien, esta reforma va a costarle al señor obama y a los democratas las proximas elecciones y posiblmetne mas. Es loable que pese a ello siga gobernando por el bien de la comunidad no por llenar las canteras de votos

#5
21-03-2010 / 22:14
Puntuación -5

las dos promesas electorales de Obama eran cerrar Guantanamo y la reforma sanitaria. La primera ya esta inclumplida, veremos si logra sacar adelante la segunda...

#6
21-03-2010 / 22:48
Puntuación -2

Impecable la actitud de Bart Stupak, líder de un grupo de congresistas demócratas católicos que se resistía a apoyar la medida al exigir garantías de que no se permitiría el uso de fondos federales para practicar abortos. Alguno tendría que haberle imitado aquí.

#7
22-03-2010 / 01:13
un espabilado que vota psoe.
Puntuación -16

Historia ya la ha hecho...cuando un pelele negro ha llegado a la Casa Blanca.

juas juas, tiene gracia. Más Historia hará cuando los deje secos de dólares, entonces si que pasará a los libros de la pequeña Historia americana.

#8
22-03-2010 / 03:40
a.s. martin
Puntuación 7

No me imagino como los estadounidenses han llegado hasta aquí sin garantizar un derecho tan básico para cualquier persona como la salud. Dejarla en manos de compañias aseguradoras (privadas, por supuesto) implica el riesgo que supone que haya "intermediarios" que pretendan ganar dinero con la salud de sus clientes (paciente), ya que estas compañías aseguradoras, por lo general, pagan mal a los médicos y son remisas a gastar en pruebas diagnósticas por tal de obtener beneficios de "explotación". No se puede unir la salud de una persona a su poder adquisitivo, es inmoral.

#9
22-03-2010 / 07:33
gushin
Puntuación -3

Ver ampliación

por Lyndon H. LaRouche, Jr.

2 de marzo de 2010

En estos momentos, los Estados Unidos, en California y algunos otros sitios, se tambalea al borde de una crisis de desintegración general no solo de la totalidad de la economía estadounidense, sino de un derrumbe en reacción en cadena en todas partes de la economía mundial. Cualquier evaluación contraria es o producto de deseos idiotas, o simplemente una mentira del condenado Gobierno de Obama. El destino inmediato de todo el planeta depende ahora de la salida inmediata del Presidente Barack Obama de su cargo como Presidente de Estados Unidos.

Hay una opción. Si un número significativo de las naciones existentes del mundo, se unen con Estados Unidos de América para sujetar a todas las partes del mundo, implícitamente, al único remedio disponible para este desastre planetario que se precipita, la imposición de lo que se conoce como una forma estricta de la normativa de la ley "Glass-Steagall", se puede parar en seco la actual crisis general de desintegración en marcha, y se puede emprender una recuperación físico-económica basada en la construcción de infraestructura, que debe ser llevada a cabo mediante un acuerdo global entre naciones, un acuerdo entre un conjunto de naciones organizadas en torno a un sistema crediticio de largo aliento y con tipos de cambio fijo.

Se debe decir llanamente, que una reforma de emergencia de ese tipo barrería prácticamente las obligaciones nominales asociadas a esos complejos financieros como la burbuja hiperinflacionaria del grupo Inter-Alpha. Le llegó la hora a este grupo Inter-Alpha, y ya pasó, durante los últimas cuatro décadas. Ha regresado el momento del Presidente Franklin Delano Roosevelt. No hay otra opción práctica para la humanidad más que esta.

El propósito de esta reforma de emergencia incluye el compromiso de rescatar a las instituciones bancarias y similares que satisfagan la normativa de la ley Glass-Steagall, aun cuando las instituciones del caso sigan bajo la protección de la ley de bancarrotas por un período de gracia extendido para su reorganización. Lo que se tiene que subrayar en ese respecto es lo siguiente.

La recuperación de nuestra economía planetaria, por otra parte condenada a la fatalidad, depende ahora de un sistema de crédito de largo plazo, con tipos de cambio fijos, y a tasas de interés por debajo del 2% al año. El motor principal de la recuperación económica y la seguridad de las naciones del planeta, tiene que venir de poner el acento en las inversiones de largo plazo en la infraestructura económica básica, en las categorías de sistemas de energía de alta densidad de flujo energético, de sistemas modernos de transporte masivo, sistemas ampliados de grandes capacidades de gestión de aguas, subrayando el agua potable, y sistemas ampliados de atención médica general y de educación, en apoyo del desarrollo de las poblaciones, diseñados de acuerdo al desarrollo físico de las economías del mundo en base a sistemas de energía de muy alta densidad energética.

Por tanto, el motor empleado para detener el derrumbe que ya se nos viene encima, de las economías físicas y de las poblaciones de las naciones del mundo, se debe conducir mediante el empleo de dichos sistemas crediticios de tipo de cambio fijo, para implementar el rol de la infraestructura económica básica moderna en tanto origen del mercado para el desarrollo progresista de la agricultura y la industria, mediante el papel cooperador de los gobiernos nacionales y los sistemas bancarios que satisfagan las exigencias de la normativa Glass-Steagall.

Las medidas a tomar inmediatamente, para este fin, son posibles y tendrán éxito si existe el tipo de orientación progresista a favor del desarrollo que he implicado aquí.

El mundo ya no necesita de esos esquemas gigantescos del tipo que se asocia a la organización bancaria Inter-Alpha. La pérdida de Wall Street no sera ningúna pérdida para la humanidad presente o futura.

Esto que he esbozado, apenas un resumen inmediato, es no obstante la única opción disponible para Estados Unidos de América, entre otras naciones, en lo que dure el calendario anual presente.

El esfuerzo tendrá éxito, siempre y cuando encontremos los dirigentes políticos con las agallas para emprender y respaldar la tarea ya.

#10
22-03-2010 / 08:26
dubitativo
Puntuación -5

tengo una duda haber si alguién me la puede resolver ¿cómo afectará al dólar este tremendo gasto de la administración obama? un saludo

#11
22-03-2010 / 09:52
luis
Puntuación 3

Me alegro mucho por lo que ha conseguido este “pobre” hombre contra un grupo de lobbys que solo quieren hacer dinero a costa de la vida de los demás. Que esto sea noticia es lo que más me molesta y que el país más adelantado del mundo no tenga lo imprescindible para que sus ciudadanos sean atendidos o algunos hayan muerto en circunstancias de desprotección me preocupa. Y no se dice que las grandes fortunas prácticamente no pagan impuestos en los EEUU, eso no es de justicia, tan necesario fué reforzar a la banca por el descontrol que tuvo, como que la sociedad más pudiente refuerce los estandares sociales con su contribución fiscal, para ellos va a ser solamente calderilla, por lo tanto el esfuerzo y el sentido común que ha hecho Obama ha sido excesivo debería haber salido todo mucho antes por brotación expontánea y sobretodo de aquella parte de la sociedad que se ha nutrido enriquecido de una manera descomunal y a la que se le exige cierto intelecto mental y no solo económico, para que un país siga evolucionando.

#12
22-03-2010 / 18:03
lasaludesbuena
Puntuación 0

Ladran.... luego cabalgamos..