Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

Bolivia: inquietud por ley que busca suspender a gobernadores opositores

AFP
17/05/2010 - 19:31

Un proyecto de ley del gobierno boliviano para suspender a tres gobernadores opositores reelegidos en las urnas en abril pasado por acusaciones de irregularidades en el manejo de fondos estatales, fue percibido en las regiones afectadas como un "golpe de Estado a la democracia".

El gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), que controla por amplia mayoría las cámaras de Senadores y Diputados, debería aprobar esta semana la norma, a pocos días de que los nueve gobernadores del país asuman sus funciones tras las elecciones de abril pasado.

Un artículo de la ley oficialista dice que un gobernador puede ser suspendido temporalmente de su cargo cuando pese sobre él acusación formal en materia penal, hasta tanto no se aclare su situación jurídica.

Este artículo -dicen los opositores- podría ser utilizado por el gobierno de Morales para destituir a los gobernadores opositores con la sola acusación de un juez, sin llegar a la sentencia, como es en la actualidad.

A comienzo de año se presentaran cargos judiciales contra los gobernadores Ruben Costas (Santa Cruz), Mario Cossío (Tarija) y Ernesto Suárez (Beni), acusados por el gobierno de usar fondos públicos para organizar en 2008 referendos autonómicos, que eran considerados ilegales por el poder central.

En esas consultas, las tres regiones aprobaron sus estatutos de gobiernos autónomos que para el oficialismo son ilegales y que incluso conllevan afanes secesionistas.

Los tres se presentaron en abril pasado en las elecciones departamentales y obtuvieron la reelección. Costas ganó esos comicios con el 53% de los votos, Cossío con el 50% y Suárez con el 43%, frente a candidatos del gobierno.

El gobierno planteó que por lo menos dos de ellos (el de Santa Cruz y el de Tarija) estarían inhabilitados para jurar por las imputaciones en su contra, mientras que el de Beni todavía no, pues su caso se sigue investigando.

"Los ex prefectos tienen que rendir cuentas al Estado, no pueden quedar en la impunidad. (Costas y Cossío) no podrían jurar a sus cargos", afirmó la ministra Anticorrupción, Nardy Suxo, quien señaló que en el caso de Suárez habría que esperar los resultados de las investigaciones.

Las acciones oficialistas motivaron la reacción de la derecha que condenó en todos los tonos la intención de destituir a gobernadores adversarios al presidente Morales, más aún cuando fueron reelectos por voto popular.

Costas, gobernador de Santa Cruz, señaló que "aquí se busca descabezar a todo el que piense diferente al gobierno, este es un golpe descabellado (a la democracia). El día de mañana, cualquiera que piense diferente será destituido, puede ser gobernador o alcalde", añadió.

"Lo que está haciendo el presidente Evo Morales y su gobierno es darle un golpe de Estado a la democracia, desconociendo flagrantemente la democracia", dijo el prefecto interino de Santa Cruz Roly Aguilera, quien ejerce el cargo hasta que reasuma Costas.

"Esta ley significa la violación más grande de la estructura jurídica del país", acotó en una conferencia de prensa el diputado de derecha, Jorge Flores, líder del bloque de legisladores de Santa Cruz.

Explicó que una suspensión a los gobernadores sólo procede cuando hay sentencia, es decir fallo de juez, y no sólo la imputación, como pretende el oficialismo.

Las pugnas entre el poder Ejecutivo y las gobernaciones opositores formaron parte de una dinámica permanente de confrontación en los últimos cuatro años.

jac/rb/jlv/cd


Otras noticias

Contenido patrocinado