Buscar

Iglesia emerge mediadora en Cuba tras 50 años de tensa relación con gobierno

AFP
20/05/2010 - 19:53

La Iglesia Católica, la única institución legal en Cuba que conservó durante medio siglo distancia ideológica del Gobierno comunista, deviene ahora mediadora entre las autoridades y la oposición, tras una espinosa relación.

Por primera desde 2008 en que ocupa la presidencia, Raúl Castro se reunió el miércoles exclusivamente con el cardenal Jaime Ortega y el líder de la Conferencia Episcopal (COCC), Dionisio García, para hablar de la situación nacional, incluyendo los presos políticos, y ambas partes hicieron pública la noticia por la prensa o sus voceros.

El encuentro se realizó casi tres semanas después de que Ortega mediara con éxito para que el Gobierno permitiera las marchas por La Habana de las esposas de presos políticos en reclamo de su liberación.

Aunque hay acercamientos entre la Iglesia y el Estado cubano, sin aspirar a una alianza por diferencias ideológicas, filosóficas y políticas, "subsisten desconfianza mutua, prejuicios", opinó Orlando Márquez, director de la principal revista católica en Cuba.

Tras el triunfo de la revolución de Fidel Castro en 1959, se abrió un período de franco enfrentamiento en el cual la Iglesia demonizó al comunismo y el Gobierno expulsó sacerdotes y nacionalizó colegios y otras propiedades de la Iglesia.

En los años 70, sin acceso a los medios de comunicación ni a la enseñanza -demandas que aún mantiene- la Iglesia se enclaustró en sus templos, sin abandonar críticas al Gobierno, que instauró un Estado ateo y limitó la entrada de religiosos al país, entre otras restricciones.

Manteniendo ininterrumpidas las relaciones entre Cuba y el Vaticano desde 1935, el gobierno y la Iglesia local sostuvieron un distanciamiento más sosegado en los años 80, que volvió a la crispación tras la caída del bloque comunista en los 90 y las fuertes críticas de los obispos en su pastoral "El amor todo lo espera", de 1993.

Aunque el gobernante Partido Comunista (PCC) se abrió a creyentes en 1991, la Constitución se modificó para excluir la discriminación por credo y el Parlamento aceptó como diputados a representantes de otras religiones, la Iglesia Católica se mantuvo distante de ese proceso.

La histórica visita del Papa Juan Pablo II en enero de 1998 -tras la que fueron liberados 300 presos políticos y comunes- abrió un camino de diálogo y cautelosa aproximación, que llevó a la actual relación, calificada de "muy saludable" por el politólogo Aurelio Alonso, especialista en el tema.

"No creo que el Estado le esté confiriendo un rol a la Iglesia, yo creo que la Iglesia ha ganado una posición como institucionalidad de la sociedad civil", dijo Alonso a la AFP sobre el nuevo papel mediador.

La reunión de Raúl Castro y la jerarquía católica es una "continuidad de la mediación que la Iglesia viene realizando en favor de algunos temas de interés nacional y que es parte de su misión, todo lo que pueda contribuir a mejorar las relaciones entre los cubanos", dijo a la AFP el secretario ejecutivo de la COCC, José Félix Pérez.

Pero ese escabroso proceso mediador, según la revista católica Espacio Laical, se produce "en medio de la apatía de muchos y de las pasiones discordantes de sectores importantes", en referencia a los sectores duros del PCC y del exilio en Miami.

Un diario de Miami, meca del anticastrismo, calificó a Ortega de "timorato" en su labor mediadora, aunque publicó cartas en las que algunos lectores critican los ataques al cardenal, señalando que "no es el enemigo".

El cardenal Ortega convocó recientemente a los presidentes Raúl Castro y Barack Obama al diálogo para superar el añejo diferendo entre Cuba y Estados Unidos, una coyuntura en la cual -opinan analistas -la Iglesia puede jugar también un papel mediador.

cb/mis/cd


Otras noticias

Contenido patrocinado