Buscar

DESTACAMOS
Atlético y Real Madrid firman las tablas en el derbi y quedan a diez puntos del Barcelona

La cinta "Prince of Persia", un drama familiar de 150 millones de dólares

AFP
20/05/2010 - 21:03

Los estudios Disney y el productor Jerry Bruckheimer, rey indiscutible de las superproducciones hollywoodienses, desvelaron el miércoles la adaptación cinematográfica del videojuego "Prince of Persia", mezcla de intrigas familiares, sobrenatural y espectáculo.

El estreno de la cinta en Hollywood, el 17 de mayo, se produjo unas horas después de que la profesión homenajeara a Jerry Bruckheimer, de 64 años, que ese mismo día dejó las huellas de sus manos y pies frente al famoso Teatro Chino de Hollywood.

"American gigolo", "Flashdance", "Beverly Hills Cop", "Top gun", "Días de Trueno", "Armageddon", "Pearl Harbor", "Black Hawk Down", "Piratas del Caribe"... la larga lista de éxitos del productor le permitió amasar en 40 años de carrera más de 15.000 millones de dólares en la taquilla mundial, 41 nominaciones a los premios Oscar y seis estatuillas.

"Jerry tiene un gusto muy seguro, sabe exactamente el tipo de películas que quiere mostrar al público. No delega, no es perezoso. Podemos llamarlo control, para mí es tener gusto", declaró a la AFP Ben Kingsley, que interpreta al traidor Nizam en "Príncipe de Persia, las arenas del tiempo".

La adaptación del videojuego, con un presupuesto estimado de 150 millones de dólares, espera repetir el gran éxito de "Piratas del Caribe", cuyas primeras tres entregas reportaron más de 2.600 millones de dólares en la taquilla a nivel mundial y una mina de oro de productos derivados para Disney y sus parques de juegos.

Dirigida por Mike Newell ("Cuatro bodas y un funeral", "Harry Potter y el cáliz de fuego"), la cinta pone en escena al joven príncipe persa Dastan (Jake Gyllenhaal, nominado al Oscar por "Brokeback Mountain") perseguido por sus hermanos que lo consideran responsable de la muerte de su padre, e ignoran que el verdadero conspirador no es otro que su tío, el pérfido Nizam (Ben Kingsley).

"Es una gran película de acción, la intriga es formidable, pero en el centro de todo eso está sobre todo una familia que lucha por cumplir su destino. Eso es lo que me fascinó", declaró Ben Kingsley, 66 años, oscarizado en 1983 por su interpretación de Gandhi en la cinta del mismo título de Richard Attenborough.

El drama familiar no olvida la historia de amor de rigor, con la princesa rebelde interpretada por Gemma Arterton (que actuó en "007 Quantum of solace"), la dosis indispensable de sobrenatural, a través de una daga mágica que permite remontar el tiempo, y los pequeños toques de humor, a cargo de un truculento traficante encarnado por Alfred Molina.

Para Ben Kingsley, que se unió al rodaje de "Prince of Persia" justo después de "Shutter Island" de Martin Scorsese, Nizam, el personaje que encarna, "es un arquetipo, no un estereotipo. Un estereotipo es un tipo mediocre, un arquetipo es el poder de destrucción puro en una historia".

Formado en el teatro y ex integrante de la Royal Shakespeare Company, el actor británico sitúa a Nizam en la estela de los grandes traidores de Shakespeare. "Son puros, son poderosos, son extraordinarios, y el público los reconoce de inmediato", explica.

Kingsley, que se considera a menudo más como un "artesano" que como un "artista", espera de los realizadores con quienes trabaja --y ha trabajado con los mejores, desde Roman Polanski a Steven Spielberg, pasando por James Ivory y Barry Levinson-- que estén "atentos a los detalles"'.

Los buenos cineastas "ven todo lo que el actor ofrece a la cámara. No pierden un ápice de nuestra energía. Ya que los actores dan, dan y siguen dando, y el realizador debe saber recoger todos esos regalos y ponerlos en la película", afirma.

rr/mg/aic


Otras noticias

Contenido patrocinado