Buscar

"A alegria", exuberante parábola sobre la juventud brasileña

AFP
20/05/2010 - 21:21

Los jóvenes cineastas brasileños Felipe Bragança y Marina Meliande propusieron este jueves en Cannes un exuberante cuento sobre la juventud actual en busca de nuevas referencias sin recurrir a los símbolos que guiaron a generaciones anteriores.

"A alegria", un "ovni", en palabras de los propios seleccionadores de la Quincena de Realizadores, toma la forma de una alegoría de tono juvenil, canto a la rebeldía tranquila y determinada, a la responsabilidad de los jóvenes, en el fondo una reinvención siglo XXI del espíritu de los años setenta.

Bragança y Meliande, de 29 años, que dirigieron antes un pequeño musical titulado "La fuga de la mujer gorila", jalonan la parábola de frases escritas que no son exactamente cabezas de capítulo. El relato está estructurado en varios planos.

Dos personajes intemporales en la selva, con vestimentas largas y máscaras que tienen algo de globerianas, dan paso a un grupo de jóvenes de Río, y en especial Luiza, de 16 años, harta de oír hablar del fin del mundo inminente.

A partir de ahí, este guión muy particular mezcla vida diaria de los personajes reales y los que quizás lo son menos.

El tramo final lleva a la joven Luiza hasta el mar, atraída por una criatura recubierta de escamas y conchas, en un desenlace casi de cine fantástico

"Queríamos hablar de una generación que también es la nuestra, de la relación que podemos establecer con el mundo y de la búsqueda de utopía hoy día por personas que construyeron su adolescencia o identidad después del fin de las utopías", explica Marina Meliande a la AFP.

"Existe una posibilidad de construcción de nuevas utopías, de nuevas formas de trabajo colectivo, de creación colectiva, de identidad urbana, que ya no son nostálgicas, están en el imaginario de la juventud de hoy en día pero no como una saudade, una nostalgia del pasado, y esto se puede transformar en una cosa nueva", comenta a su vez Felipe Bragança.

"No nos gustaría haber vivido el pasado de nuestros padres, que ahora están desencantados con la posibilidad de participación política", agrega Marina.

Los cineastas proponen una ruptura global, plasmada en un momento de la película cuando los jóvenes protagonistas salen a las calles con una pancarta muy elocuente: "Seu mundo acabose. Fodase! Vá embora!!".

"La euforia que está viviendo el país no se corresponde con un momento de euforia cultural, el país es económicamente fuerte y culturalmente yuppy", resume Felipe.

Marina observa una falta de riesgo en la gran producción audiovisual, que está "relacionada con la televisión o quiere ser comercial pero en su gran mayoría no lo consigue, y deja muy poco espacio para mostrar cosas que salgan de ese gran modelo económico y cultural".

El trabajo formal es de una gran complejidad. "Imaginamos una forma de narrativa muy fragmentada y toda porosa, que todo el tiempo va absorbiendo referencias", explica Felipe.

"Tiene que ver con la identidad adolescente hoy día, con poder cambiar de imagen continuamente, con toda flexibilidad, y nosotros mezclamos la presencia física y al mismo tiempo la presencia imaginaria", completa Marina.

"A alegria", que está recién terminada, forma parte de la trilogía "Coraçao no Fogo", iniciada con su anterior película musical y concluirá con "Desassossego", película colectiva experimental de diez jóvenes directores brasileños, actualmente en fase de postproducción.

jmr/at


Otras noticias

Contenido patrocinado