Buscar

Sandinistas controlan el Congreso de Nicaragua tras alianza con opositores

AFP
20/05/2010 - 21:48

El gobernante Frente Sandinista alcanzó después de tres años el control del Congreso de Nicaragua con el apoyo de nueve diputados de la oposición, debilitada por divisiones a pesar de sus intentos de unirse para los comicios del 2011.

Los sandinistas, que tenía 38 diputados en el Congreso de 92 escaños, lograron por primera vez el miércoles formar quórum de 47 diputados para sesionar y aprobar leyes, con el respaldo de nueve legisladores opositores de la Bancada Unidad Nicaragüense y Alianza Liberal Nicaragüense.

Con este apoyo, los sandinistas consiguieron una nueva mayoría en el Congreso, donde la oposición quedó en la práctica reducida a 44 legisladores, tras ostentar por más de tres años la mayoría.

"Con esta sesión se logra derrotar las pretensiones de la derecha liberal (...) de paralizar una vez más el Poder Legislativo", celebró el gobierno izquierdista en su portal oficial "19 de Julio".

El diputado sandinista José Figueroa declaró que con la nueva mayoría en el Congreso podrán aprobar leyes, decretos, convenios de préstamos y tratados internacionales firmados por el gobierno de Daniel Ortega.

Dirigentes de oposición desconocieron la legalidad de la sesión, aduciendo que no contó con la aprobación de la mayoría de los siete directivos del parlamento, y acusaron a sus colegas de venderse al gobierno.

Los diputados opositores "que se prestan a estas jugadas, a estos chantajes, a las dádivas y prebendas (del gobierno) responderán" en el futuro por sus actos, amenazó el diputado liberal Freddy Torres.

Mientras otro legislador, Adolfo Martínez, lamentó que sus colegas "se dejen llevar" por intereses personales.

Aunque el futuro de la alianza entre el oficialismo y estas dos bancadas aún es incierto, los sandinistas lograron de hecho destrabar la crisis que vivía el Congreso, donde entre el miércoles y jueves fueron aprobadas cinco leyes y se dio trámite a varios proyectos.

La derecha perdió de momento la frágil mayoría que tenía en el parlamento, así como la oportunidad de derogar, con una ley, un polémico decreto de Ortega que en enero extendió el mandato a varios magistrados y funcionarios, lo que era facultad del Legislativo, según la oposición.

La división de la derecha en el Congreso deja, además, en manos del Frente Sandinista el control del casi todo el aparato estatal, debido a la presencia mayoritaria de funcionarios afines al gobierno en los poderes Electoral, Judicial y otras instituciones.

Los magistrados beneficiados con el decreto -uno de los más polémicos que ha dictado Ortega desde que asumió el gobierno en el 2007- avalaron el año pasado un fallo judicial que anuló la norma constitucional que prohibía la reelección presidencial sucesiva, dando luz verde a una posible reelección de Ortega.

Estos funcionarios, que terminan su período el 1 de junio, anunciaron que seguirán en sus puestos hasta que los diputados nombres a los sustitutos.

Los cargos deben ser nombrados por el Congreso mediante una negociación que se encuentra estancada, debido a que ninguna de los bandos cuenta con los 56 votos requeridos para aprobarlos.

bm/fj/vel


Otras noticias

Contenido patrocinado