Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

Calderón hace inédito homenaje de un mexicano a soldado desconocido en EEUU

AFP
20/05/2010 - 22:12

Felipe Calderón realizó este jueves un inédito homenaje de un presidente mexicano a la tumba del soldado desconocido en el cementerio de Arlington, aledaño a Washington, donde descansan los restos de militares que participaron en la última invasión estadounidense a México en 1914.

Calderón decidió romper con la tradición y colocó una corona de gran tamaño de flores rojas y blancas en el monumento, que alberga cuerpos de militares estadounidenses cuya identidad se desconoce, de las guerras mundiales y de las de Corea y Vietnam.

El presidente mexicano visitó Arlington, última morada de soldados y eminentes personajes estadounidenses, como una de las últimas actividades de la visita de Estado de dos días que realiza a Estados Unidos.

Ningún jefe de Estado mexicano había antes rendido un homenaje en Arlington, donde descansan jefes militares que participaron en la invasión estadounidense a México de 1914, que se inició con un desembarco en Veracruz.

Oficialmente, Calderón rindió este homenaje en gesto de reciprocidad luego de que Bill Clinton colocara en 1997 una ofrenda al monumento a los Niños Héroes, caídos en la toma de Veracruz, según una fuente de la presidencia mexicana.

Asimismo, el acto de este jueves fue en memoria de los mexicanos que se enlistaron en las fuerzas armadas estadounidenses para recibir la ciudadanía y cayeron en combate, señaló esa fuente.

Veintiún cañonazos anunciaron la llegada del presidente Calderón y su comitiva a Arlington, quienes recibieron honores de un centenar de efectivos de todos los componentes de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Luego de que una banda entonara los himnos de Estados Unidos y México, Calderón encabezó una nutrida comitiva que caminó hasta la tumba del soldado desconocido, donde el presidente depositó la corona de flores, rodeada de una banda roja que rezaba "Presidente de México".

Tras la ceremonia en la tumba, Calderón ingresó al monumento donde jefes militares estadounidenses le mostraron una exposición histórica.

El acto se cerró con un regalo que le hizo el general Karl Horst, comandante del ejército en el Distrito de Columbia.

El acto "es un símbolo de una relación más moderna entre nuestros países", indicó el embajador mexicano en Washington, Arturo Sarukhan, al diario Washington Post.

"Más aún, es un reconocimiento del papel que los mexicano-estadounidenses y los latinos en general juegan en las fuerzas armadas de Estados Unidos", dijo el embajador.

Durante su visita, que estuvo marcada por el tema migratorio, Calderón se entrevistó con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, quien le ofreció la segunda cena de Estado que ha otorgado durante su mandato, y dirigió un discurso al pleno del Congreso.

du/cd


Otras noticias

Contenido patrocinado