Buscar

Garzón, inhabilitado 11 años por las escuchas de Gürtel

9/02/2012 - 21:51

MADRID (Reuters) - El juez Baltasar Garzón sufrió el jueves un varapalo después de que el Tribunal Supremo español le condenara a 11 años de inhabilitación por vulnerar el derecho de defensa de los presuntos cabecillas del caso de corrupción Gürtel, una decisión que pone fin a la carrera del magistrado español más internacional.

Garzón, de 56 años, ha sido condenado por prevaricación y vulneración de las garantías constitucionales al ordenar la grabación de las conversaciones en prisión de los presuntos cabecillas de la red de corrupción, Francisco Correa y Pablo Crespo, con varios abogados, según la sentencia.

"Debemos condenar y condenamos al acusado como autor responsable de un delito de prevaricación a (...) once años de inhabilitación especial para el cargo de juez o magistrado, con pérdida definitiva del cargo que ostenta y de los honores que le son anejos, así como con la incapacidad para obtener durante el tiempo de la condena cualquier empleo o cargo con funciones jurisdiccionales o de gobierno dentro del Poder Judicial", dice el fallo.

El Supremo le condenó además a una multa de seis euros al día durante catorce meses, unos 2.500 euros.

El magistrado, conocido a nivel mundial por investigar causas sobre la violación de los derechos humanos, es una de las figuras más polémicas de la judicatura española. Ha sido alabado por sus operaciones contra ETA y su entorno, la corrupción y el narcotráfico, pero también lo han criticado por lo que algunos consideran afán de notoriedad y por sus procedimientos judiciales [ID:nL6E8CK22Y].

Garzón señaló en un comunicado difundido el jueves por la noche que rechaza frontalmente la sentencia y recurrirá el fallo.

"Rechazo frontalmente la sentencia (...). Lo hago por entender que no se ajusta a derecho, que me condena de forma injusta y predeterminada", dijo Garzón en un comunicado difundido por la noche.

El magistrado avanzó que acudirá a las vías legales disponibles para combatir la sentencia.

"Y ejerceré todas las acciones que sean pertinentes para tratar de paliar el perjuicio irreparable que los autores de esta sentencia han cometido", dijo la nota enviada a los medios de comunicación.

Contra la sentencia, fallada por unanimidad de los siete jueces, no cabe apelación en España, aunque Garzón había dicho con anterioridad que acudiría al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"SÓLO SE ENCUENTRA EN REGÍMENES TOTALITARIOS"

Garzón argumentó durante el juicio que ordenó grabar las conversaciones para evitar que los presuntos cabecillas de Gürtel, acusados de delitos como fraude y blanqueo de dinero, siguieran dirigiendo lo que calificó de "organización criminal" desde la cárcel, y añadió que los abogados podrían estar colaborando con ellos.

En la sentencia, el tribunal considera que "la investigación criminal no justifica por sí misma cualquier clase de actuación, y con mayor razón si implica vulneración de derechos fundamentales (...) La verdad no puede alcanzarse a cualquier precio".

También critica la extensión de las escuchas "con carácter indiscriminado, como se hizo, contra todos los letrados defensores, a los que se convirtió en imputados en la causa sin razón alguna".

Por ello, concluye que "el acusado causó con su resolución una drástica e injustificada reducción del derecho de defensa (...) colocando a todo el proceso penal español, teóricamente dotado de las garantías constitucionales y legales propias de un Estado de Derecho contemporáneo, al nivel de sistemas políticos y procesales característicos de tiempos ya superados (...) admitiendo prácticas que en los tiempos actuales sólo se encuentran en los regímenes totalitarios".

La unanimidad del tribunal, que rebajó la condena de hasta 17 años que pedía la acusación, ha pretendido dar una imagen de unidad de la judicatura, según una fuente judicial.

"No puedes condenar por vulnerar los derechos constitucionales con dos votos particulares", dijo la fuente. "Más de uno se ha mordido la lengua".

En cambio, el abogado de Garzón dijo estar convencido de que los jueces se han equivocado y que su cliente es "absolutamente inocente".

"Le he encontrado muy afectado (a Garzón), (...) dolido, no tengo la más mínima duda de que es un hombre que está acostumbrado al sufrimiento.. que sabe que hay que seguir luchando", agregó el letrado.

Desde el Gobierno, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, mostró el "respeto absoluto" del Gobierno a la decisión judicial.

Nada más conocerse la sentencia, Twitter se llenó de comentarios al respecto, y Garzón y Gürtel entraron en la lista de temas más populares a nivel global en la red de microblogs. Desde las redes sociales también se convocaron concentraciones por la tarde en Madrid y Barcelona en apoyo al juez, que reunieron a decenas de partidarios del juez.

PRIMERA CONDENA POR GÜRTEL

Esta condena llega antes de que se celebre el juicio sobre Gürtel, una trama destapada en febrero de 2009 por el propio Garzón y que presuntamente logró contratos millonarios de gobiernos locales y autonómicos en manos muchos de ellos del Partido Popular.

Correa está en prisión provisional desde entonces, aunque un auto reciente le permite salir de la cárcel si abona un millón de euros en fianza, mientras que Crespo salió en libertad provisional el 1 de febrero. Los abogados de ambos, junto con el letrado Ignacio Peláez, presentaron la demanda contra Garzón, a la que se oponía la Fiscalía.

Garzón, que llevaba apartado provisionalmente de su puesto en la Audiencia Nacional desde hace casi dos años, está a la espera del fallo de un segundo proceso que se sigue contra él, relativo a su investigación de los crímenes del franquismo.

El magistrado jienense tiene un tercer caso pendiente, acusado de un delito de cohecho impropio por los pagos recibidos por unos cursos que impartió en Nueva York, que está a la espera de si llega a juicio.

/Por Inmaculada Sanz y Teresa Larraz Mora/

Otras noticias

Contenido patrocinado