Buscar

Cinco años después, Washington ampara a refugiados a cuentagotas

AFP
22/03/2008 - 12:15

Luego de cinco años de sangrientos combates en Irak, Estados Unidos aún ampara a cuentagotas a los refugiados iraquíes, cuyas condiciones de vida continúan degradándose, según la opinión de la administración.

Según cifras oficiales del Departamento de Estado, 444 iraquíes arribaron a Estados Unidos en febrero bajo el estatus de refugiados, lo que lleva a 1.876 su número desde el 1 de octubre pasado, comienzo del año fiscal estadounidense.

Ahora bien, la administración estadounidense se fijó como objetivo recibir a 12.000 iraquíes que hubieran encontrado refugio en Jordania, Siria, Turquía, Líbano o en los países del Golfo y que hubieran sido redirigidos a Estados Unidos por la Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados (HCR).

"Esta es nuestra meta, pero debemos apresurarnos", reconoció un portavoz de la oficina de los refugiados del departamento de Estado, atribuyendo el bajo nivel de ingresos a la nueva complejidad del proceso de admisión.

"Es por causa de la forma en que el sistema funciona desde el 11 de setiembre", precisó el portavoz a la AFP. "Está más pesado", añadió.

Además de estos refugiados, Estados Unidos se comprometió a amparar cada año a 500 iraquíes que hubieran trabajado directamente para el gobierno estadounidense -traductores, intérpretes y sus familias- a través de un programa de visas especiales, al igual que 5.000 iraquíes que hubieran trabajado directa o indirectamente para Estados Unidos y que se encontraran bajo "seria amenaza" en Irak.

Esto no quita que estos objetivos sean juzgados como muy limitados respecto al número de refugiados de la guerra de Irak: 2,5 millones de personas desplazadas al interior de las fronteras iraquíes y 2 millones de otros refugiados en países vecinos, según las cifras de la ONU.

En un reciente informe titulado "Refugiados iraquíes: la respuesta de Estados Unidos y del mundo básicamente inapropiada", la organización de defensa de los derechos de los refugiados (IRC) destaca que "varios refugiados iraquíes no podrán regresar de forma segura a sus países bajo ninguna circunstancia".

"Estados Unidos tiene como obligación moral darles refugio, así como a otros iraquíes vulnerables, sobre todo viudas y niños y decenas de miles de personas que arriesgaron su vida por trabajar para los estadounidenses en Irak", agregó la IRC.

"El objetivo de la administración de amparar a 12.000 refugiados este año es extremadamente pobre comparado con el número de refugiados que Estados Unidos salvó de Vietnam y países balcánicos", prosigue el informe de la IRC, que estima que ese número debería ser llevado a "30.000 por año durante algunos años".

Unos 130.000 refugiados vietnamitas fueron amparados en bases estadounidenses desde la caída de Saigón en 1975. Otra oleada de refugiados prosiguió los años siguientes.

Hoy, la población de refugiados de Vietnam en Estados Unidos -niños nacidos en tierra estadounidense- se eleva a unas 995.000 personas, según el SEARAC (centro de recursos del sudeste asiático), un centro de investigación de la comunidad asiática estadounidense.

sl/tf/cd

Otras noticias

Contenido patrocinado