¿Usuario de elEconomista?
Deportes
Las patadas y empujones entre Cristiano y Alves que pudieron costarles la expulsión

EEUU: la reforma migratoria vuelve a sonar en los pasillos del Congreso

AFP | 7/11/2012 - 22:16
Aumentar el textoDisminuir el texto
Puntúa la noticia :
Nota de los usuarios: - (0 votos)

Con la reelección histórica del presidente Barack Obama, la reforma migratoria vuelve a sonar en los pasillos del Congreso estadounidense, donde los demócratas retuvieron la mayoría en el Senado.

La reforma "está muy, muy arriba en la lista" de prioridades legislativas, declaró este miércoles el líder de la mayoría y también senador reelecto, Harry Reid, en rueda de prensa.

Obama citó expresamente la reforma migratoria como uno de sus objetivos en su discurso de victoria en Chicago el martes, tras su resonante triunfo logrado en buena medida por el voto hispano.

El Partido Demócrata es el "partido de la diversidad", aseguró Reid, quien añadió que buscaría de nuevo apoyos entre los republicanos.

Más de 11 millones de personas viven indocumentadas en Estados Unidos, y una reforma que dé una vía legal para sacarlos de las sombras ha topado con repetidos impases en la última década.

Obama prometió la reforma en la campaña de 2008 sin lograrla con mayorías en ambas cámaras del Congreso, algo que le han recriminado durante cuatro años los líderes de la comunidad.

La última vez que el Senado examinó el asunto fue cuando fracasó una votación en diciembre de 2010 sobre un texto conocido como Dream Act, para ofrecerles una vía de legalización a jóvenes que llegaron al país ilegalmente cuando eran menores.

Obama replicó con una orden ejecutiva en junio de este año para interrumpir las deportaciones de esos jóvenes, una medida de alivio que soliviantó a sus críticos pero que despertó entusiasmo hispano, justo ante de los comicios.

El Partido Republicano, aún bajo los efectos del nocáut de la elección, deberá hacer una reflexión sobre su relación con la principal minoría del país, recordó Clarissa Martínez, de la organización La Raza, a periodistas.

"Para los hispanos, como acabamos de ver, esto (el asunto migratorio) es algo personal", indicó.

El Senado es más receptivo que la Cámara de Representantes en manos de los republicanos, donde además está presente una fuerte presencia de legisladores muy conservadores, surgidos de las filas del denominado Tea Party.

Esos representantes renovaron en buena parte sus credenciales el martes, y en esa cámara hay también proyectos migratorios, pero totalmente en sentido contrario, de refuerzo de la vigilancia en las fronteras, o propuestas para que todos los empresarios del país se vean obligados a verificar el estatuto migratorio de sus trabajadores.

Una mayoría de estadounidenses ve con buenos ojos un debate migratorio, pero al igual que con otros temas sociales, la movilización de los sectores más conservadores es fuerte.

"Con el tema migratorio, los votantes han mandado el mensaje de que quieren que el Congreso vuelva a tomar las riendas ante el ejercicio excesivo e inconstitucional del presidente", advirtió la principal organización contraria a la reforma, Fair (Federación para la Reforma Migratoria por sus siglas en inglés).

Durante la campaña electoral del perdedor Mitt Romney se empezó a ver movimientos en el discurso republicano. Romney se declaró abierto a la idea de estudiar el caso de los jóvenes "dreamers" que llegaron al país cuando eran menores.

Una de las estrellas ascendentes del partido es el senador Marco Rubio de Florida, autor de una enésima iniciativa de Dream Act que quedó opacada cuando Obama dio la orden de parar las deportaciones.

Rubio aseguró el martes, al felicitar a Obama por su victoria, que está dispuesto de nuevo a entablar negociaciones con los demócratas.

Como en el resto de temas, como el techo de la deuda pública, los impuestos o la forma de estimular la economía, la voluntad de Obama de volver a sentarse con los legisladores, y la de éstos para alcanzar acuerdos, será determinante.

"Ambos partidos necesitan sentirse dueños de la reforma", considera la presidenta del grupo de presión ImmigrationWorks, Tamar Jacoby, que aboga por los intereses de los empresarios.

"Un paquete integral, como la ley (fallida) McCain-Kennedy de 2006, parece poco probable, pero eso no significa que no pueda haber compromisos", advirtió en una nota de análisis.

jz/du/yow

  • Nombramientos
  • Global
meneamedeliciousenviar por emailimprimirTwitterFacebook
Dixio
El flash: toda la última hora

EcoDiario en Facebook