Buscar

Gobernantes norteamericanos rechazan proteccionismo y apoyan TLC colombiano

AFP
22/04/2008 - 20:32

Los presidentes de Estados Unidos y México, así como el primer ministro canadiense, se manifestaron el martes contra el proteccionismo, al salir en defensa del criticado TLCAN y unir sus voces en apoyo al bloqueado TLC entre Washington y Colombia, en la cumbre norteamericana de Nueva Orleans.

"Estoy preocupado por el proteccionismo en Estados Unidos. No es nuestro interés convertirnos en un país proteccionista", dijo el presidente George W. Bush, junto a su par mexicano, Felipe Calderón, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, al salir al paso de las críticas contra los tratados comerciales en los tres países, en la rueda de prensa final.

Los tres gobernantes aprovecharon la reunión de dos días en la reconstruida Nueva Orleans para enumerar las ventajas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tras la promesa de los precandidatos demócratas, Barack Obama e Hillary Clinton, de renegociarlo si llegan a la Casa Blanca.

"No es el momento de renegociar el TLCAN, ni de apartarse de él, sino que es el momento de trabajar para hacerlo mejor para todo el mundo", respondió Bush, al defender a capa y espada un acuerdo que entró en vigencia el 1º de enero de 1994, bajo la presidencia demócrata de Bill Clinton.

Los otros dos dirigentes mantuvieron la misma línea, aunque con matices. El presidente mexicano también descartó la "terminación o cancelación" del acuerdo, al tiempo que advirtió a los precandidatos demócratas que una medida de ese tipo convertiría a Norteamérica "en una región menos competitiva".

Por su parte, Harper se negó a rechazar rotundamente una renegociación con el futuro presidente estadounidense: "Si uno de nuestros socios quiere renegociar el TLCAN, estaremos listo", aseguró, aunque enumeró a su vez las numerosas ventajas que brindó el acuerdo a la región, desde su punto de vista.

Eso sí, el primer ministro canadiense advirtió de que "no es la prioridad correcta renegociar cosas que ya han sido decididas. No es el gran desafío".

Desde la la cumbre, los tres dirigentes brindaron su apoyo al TLC entre Estados Unidos y Colombia, que la mayoría demócrata, que controla ambas cámaras del Congreso, decidió bloquear para el mayor pesar de Bush que volvió a expresar su disconformidad con la decisión.

"Si no aceptamos un TLC que hemos negociado de buena fe con ellos, esto va a minar sus esfuerzos y va a desestabilizar parte del mundo y sería un gran error que el Congreso dé la espalda a Colombia", advirtió el mandatario, visiblemente enojado.

Por su parte, Calderón dijo que se sumaba "al esfuerzo que se realiza en este país (EEUU) por establecer acuerdos comerciales mucho más prácticos, mucho más benéficos para todos, como es el caso del acuerdo comercial que se discute en el Congreso entre Estados Unidos y Colombia".

En cuanto a Harper, también alertó sobre el peligro de que el TLC no sea aprobado: "Pienso que un rechazo de un aliado así podría crear grandes problemas a largo plazo para nuestros respectivos países en Sudamérica", afirmó, al cerrar una cumbre de dos días dominada por cuestiones comerciales.

Hace dos semanas, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, decidió suspender para el TLC colombiano el plazo de 90 días que los legisladores tienen para considerar los acuerdos comerciales enviados al Congreso por la Casa Blanca.

Los demócratas sostienen que el presidente trató de fijar la agenda del Legislativo, y quiso poner un acuerdo comercial con un tercer país por delante de los problemas económicos que viven las familias estadounidenses en un contexto de desaceleración de la primera economía mundial.

arz/rs

Otras noticias

Contenido patrocinado