Buscar

Europa aumentará su producción agrícola para responder a la demanda

AFP
20/05/2008 - 15:34

La Comisión Europea presenta el martes un abanico de propuestas que permitiría a los agricultores de la UE producir más frente al alza de la demanda y de los precios agrícolas, pero que también busca cuestionar algunas de sus ayudas, lo cual suscita críticas.

En un documento que debe presentar esta tarde, pero cuyo contenido se ha filtrado en gran parte, la comisaria europea de Agricultura Mariann Fischer Boel quiere en particular suprimir los barbechos (tierra sin sembrar durante años para que descanse). Hasta ahora, los productores tienen la obligación de no sembrar un 10% de sus tierras cada año.

Tambén desea aumentar progresivamente las cuotas lecheras europeas, creadas en 1984 para luchar contra la sobreproducción, antes de su desaparición definitiva en 2015.

Las medidas buscan permitir a la Unión Europea responder a una demanda creciente de los países emergentes de Asia y América Latina, donde los hábitos de consumo cambian con el desarrollo económico y se acercan a los de los países industrializados.

Estas medidas serían aprobadas sin grandes dificultades por los Estados europeos, que tendrían la última palabra sobre el tema durante la presidencia francesa de la UE en el segundo semestre del año.

Los otros capítulos del "balance de salud" de la Política Agrícola Común (PAC) europea, que constituye de hecho una reforma sin mencionarla como tal, son mucho más controvertidos.

Bruselas, siguiendo la lógica de una reforma anterior en 2003, busca cuestionar de forma paralela diversos mecanismos de apoyo a los precios de los productos agrícolas y poner fin a todo vínculo entre el nivel de subsidios desembolsados a los productores y el volumen de su producción, aunque varias excepciones fueron mantenidas.

En el futuro, las ayudas serían calculadas según una base promedio para todos, vinculadas por ejemplo al tamaño de las granjas.

La UE quiere además transferir más fondos de los subsidios a la producción hacia proyectos mucho más amplios de medio ambiente o de desarrollo de las regiones rurales.

Este aspecto es particularmente criticado por las grandes potencias agrícolas de la UE -Francia y Alemania- y por los productores, que la consideran paradójica cuando Bruselas quiere por el contrario alentar la producción.

"Simplemente no es oportuno en este momento transferir recursos que sirvan para apoyar el rol de producción de los agricultores europeos", estimó la Confederación agrícola europea (Copa-Cogeca).

Más allá de este balance de salud, se juega una batalla más amplia en el seno de la UE entre eternos partidarios y adversarios de la PAC, atizada por la crisis alimentaria mundial.

"La crisis alimentaria nos da una razón para preservar esta capacidad de producción que tenemos en Europa", dijo el lunes en Bruselas el ministro de Agricultura francés, Michel Barnier.

"Debemos evitar el peligro de dar marcha atrás en lo que concierne el funcionamiento de la PAC", le respondió su homólogo británico Hilary Benn, al llamar a una gran reforma.

Para Londres, los subsidios y barreras aduaneras agrícolas europeas penalizan a los países pobres y mantienen artificialmente elevados los precios.

Esta posición es defendida por países emergentes como México, cuyo presidente, Felipe Calderón, cuestionó el lunes las ayudas europeas y estadounidenses, responsables en su opinión de haber obligado a muchos campesinos "a abandonar la tierra".

ylf/cm/lbc/gc

Otras noticias

Contenido patrocinado