Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

El líder del PP español mueve ficha hacia el centro

AFP
20/05/2008 - 17:33

El líder del Partido Popular español (PP, conservador), Mariano Rajoy, reivindicó el "centro reformista" para su formación y anunció el fichaje del alcalde moderado de Madrid para la nueva dirección que elegirá en junio el partido, sumido en una grave crisis interna.

Rajoy, blanco de críticas dentro de su formación en los últimos dos meses, desde que el PP perdió las elecciones legislativas del 9 de marzo frente al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), hizo un llamamiento durante una conferencia para que el PP sea un partido "de centro reformista".

El líder del PP dijo claramente lo que lleva practicando desde los meses anteriores a los comicios, es decir, reivindicar un partido de centro, tras un período de derechización desde los últimos años del mandato del ex presidente del gobierno español José María Aznar (1996-2004).

Ante las críticas de quienes piden a Rajoy menos secretismo a la hora de presentar su equipo y programa al congreso del partido de junio, en que se elegirá una nueva directiva, el presidente de la formación conservadora tomó las riendas del barco y se ratificó en los pasos dados en las últimas semanas.

Rajoy abogó por un partido "que cuente con la experiencia de quienes ya llevamos años en política, pero también con los jóvenes", en referencia al equipo de noveles que compuso para el Congreso de los Diputados, que suscitó las protestas --e incluso abandonos-- de varios veteranos que se sintieron relegados.

Asimismo defendió una formación que sea "capaz de dialogar incluso con aquellos con los que no está de acuerdo, lo que no significa renunciar a los principios", en relación a la revision de la política de rechazo total de los partidos nacionalistas en Cataluña y el País Vasco, que denunciaron algunos dirigentes de esta última región.

Además defendió un PP "unido" y no "dividido entre buenos y malos, entre blandos y duros", en alusión a los sectores que se han ido delineando en los últimos meses, uno más vinculado a la etapa de Aznar y otro, el de Rajoy, que quiere renovarse.

Rajoy parece responder así a los consejos prodigados por el ex presidente Aznar, que el lunes recordó la importancia de "la confianza y la defensa de los principios" para el partido, defendió un PP "sin complejos" y llamó a que se cuente con "los mejores".

También contestó a la líder del PP del País Vasco, María San Gil, que en los últimos días denunció a Rajoy y a su equipo por su voluntad de acercamiento a los nacionalistas.

El "movimiento" que anunció el jefe del PP la víspera fue traducido además este martes en el anuncio de que el alcalde de Madrid formará parte de sus más estrechos colaboradores.

"Cuento con él para la próxima dirección del partido", anunció Rajoy en una conferencia en la que defendió a Alberto Ruiz-Gallardón, de perfil moderado y con una larga trayectoria en el PP y en el gobierno de Madrid, como "uno de los activos más importantes" de la formación conservadora.

Ruiz-Gallardón tiene 49 años y es artífice de cuatro mayorías electorales absolutas, dos como presidente de la región autónoma de Madrid y dos en el ayuntamiento de la capital.

En los meses anteriores a las elecciones mantuvo un pulso con su eterna rival, la presidenta de la región de Madrid, Esperanza Aguirre, considerada del ala dura, que perdió debido a una maniobra de ésta, aceptada por Rajoy, para que no se presentara a los comicios para ser diputado.

Gallardón, hijo de un diputado y responsable del partido que antecedió al PP, forma parte del sector moderado que en los últimos años abandonaron varios de sus miembros y al que últimamente se ha acercado el líder de la formación.

El lunes declaró que aunque actualmente no pide ningún cargo en la dirección, nunca ha "estado fuera de la colaboración" que el PP le ha solicitado, dando a entender su disponibilidad para ocupar nuevas funciones.

Y coincidió con la causa de Rajoy al estimar que "el centro no puede ser un paréntesis en la historia del PP, porque si eso ocurre, será muy difícil regresar al gobierno".

esb/gr/gc

Otras noticias

Contenido patrocinado