Buscar

La UE desvela el proyecto 'Unión por el Mediterráneo'

AFP
20/05/2008 - 17:58

La Comisión Europea desvela este martes las líneas generales de la Unión por el Mediterráneo, un proyecto abanderado por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, cuyas ambiciones se han visto nuevamente recortadas para lograr el apoyo de todos los Estados de la UE.

El presidente Sarkozy inaugurará por todo lo alto el 13 de julio este proyecto cuyo objetivo es un acercamiento entre la Unión Europea y los países del sur del Mediterráneo para acelerar su desarrollo.

Sin embargo, muchas de las ideas que se habían puesto inicialmente sobre la mesa no figuran en el proyecto que ha preparado la Comisión Europea.

Lo que en un principio pretendía Sarkozy era hacer participar, de la parte europea, únicamente a los países limítrofes con el Mediterráneo. Pero ante las protestas de varios Estados miembros, con Alemania a la cabeza, el mandatario francés tuvo que revisar su propuesta a principios de 2008.

Según una fuente europea, la Comisión propondrá este martes que el proyecto incluya 44 países del Mediterráneo y el Adriático: los 27 Estados miembros de la UE, más los 13 miembros y observadores del 'Proceso de Barcelona' lanzado en 1995 por los europeos para establecer una asociación con los países del sur del Mediterráneo (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Jordania, los territorios palestinos, Israel, Líbano, Siria, Turquía y Albania), así como Croacia, Bosnia, Montenegro y Mónaco.

En la cumbre europea del mes de marzo, Francia ya tuvo que aceptar que el proyecto se contentara con redinamizar el atrofiado proceso de Barcelona. Y que además fuera rebautizado como 'Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo' para reflejar esta reorientación.

La Comisión propondrá este martes por la tarde recortar todavía más las ambiciones francesas, alejando las esperanzas de Nicolas Sarkozy de copresidir la nueva organización los dos primeros años.

Copresidencia que debía, en efecto, ser asumida por un Estado de cada lado del mar con una duración de dos años.

Bruselas ha mantenido esta fórmula para los países del sur, que podrán designar quien ostenta la presidencia, y en este caso el favorito es Egipto. Sin embargo por lo que respecta a Europa, se preconiza lo reflejado en el tratado de Lisboa, que entrará en vigor el 1 de enero de 2009.

Según este tratado, el futuro presidente del Consejo de la Unión Europea y el presidente de la Comisión asumirán la representación de la institución de cara al proyecto.

"Es inteligente por parte de la Comisión, para tranquilizar a los socios europeos y dar credibilidad al proyecto", comentó la eurodiputada del grupo de los Verdes Hélène Flautre.

En el aspecto financiero Bruselas pretende apelar a fondos privados, a los de los Estados, miembros o no de la Unión, o de instituciones financieras internacionales, por encima de los fondos europeos que era lo que privilegiaba el proyecto inicial.

A pesar de los cambios, el proyecto todavía suscita críticas como la de Hélène Flautre, que considera débil el carácter político de esta Unión centrada más bien en cosas prácticas, como la descontaminación del Mediterráneo.

Asimismo denuncia la reciente 'gira' de Sarkozy por Egipto, Túnez y Líbano, en la que prometió a sus dirigentes "que no se les molestaría con cuestiones de derechos humanos y democracia, pese a que las relaciones exteriores de la UE están basadas precisamente sobre esas cuestiones", según Flautre.

Sin embargo, "no creo que el Mediterráneo vaya a olvidar los derechos humanos", aseguró el eurodiputado conservador francés Joseph Daul.

Otras noticias

Contenido patrocinado