Buscar

Renuncia el presidente de la Constituyente ecuatoriana

AFP
23/06/2008 - 13:52

El jefe de la Constituyente ecuatoriana, Alberto Acosta, renunció al cargo el lunes molesto con el ultimátum del presidente Rafael Correa para que el texto de la nueva Carta Magna esté lista antes del 26 de julio, aunque aseguró que seguirá como asambleísta y al lado del Ejecutivo.

"Lo ha dicho Rafael Correa, mi amigo, que es un suicidio político no cumplir hasta el día 26 de julio (con la redacción de la nueva Constitución). Yo creo por el contrario que debemos tomarnos el tiempo suficiente para que el debate sea de calidad y la Constitución sea de calidad", declaró Acosta.

El dirigente admitió -en conferencia de prensa en la población costera de Montecristi (suroeste), sede de la Asamblea- que ese es el punto que divide al oficialismo -que controla la Constituyente-, y que por ello prefirió dimitir antes que romper la unidad del bloque afín al gobierno. "Es una decisión democrática. Yo no tengo ni resentimientos ni una situación de enojo frente a ninguno de mis compañeros", agregó Acosta, subrayando que su relación con Correa es "muy buena".

Asimismo, indicó que pese a que su posición no fue compartida por la mayoría del movimiento oficialista Alianza País -cuya directiva le quitó de facto su apoyo- se mantendrá al lado del Ejecutivo y en su escaño, a la que accedió como el más votado.

Acosta había anunciado su dimisión a través de un correo electrónico, cuando restan cinco semanas para que expire el plazo para la entrega de la nueva Constitución con la que Correa busca habilitarse para la reelección inmediata y reforzar el poder estatal en la economía.

"Estamos confundidos por esta renuncia de Alberto. Nos cae de sorpresa", afirmó Fernando Cordero, vicepresidente de la Constituyente.

Desde su instalación a fines de noviembre, el órgano ha aprobado 57 de al menos 323 artículos que prevé incluir en la Carta Política, lo que ha generado duros cuestionamientos de la oposición, que culpa al gobierno del lento avance por el envío de varios mandatos para su aprobación.

Estrecho aliado de Correa, Acosta había mantenido en las últimas semanas discrepancias con él por la demora en la votación del texto que deberá someterse a referendo a finales de septiembre. El mandatario, quien antes chocó con el jefe de la Constituyente por temas indígenas y ambientales, puso la máxima presión sobre su bloque para que aprobara los artículos restantes dentro del plazo establecido en una consulta popular.

El ministro coordinador de la Política, Ricardo Patiño, reconoció su preocupación por la salida de Acosta, pero trató de minimizar las diferencias entre éste y Correa. "En lo ideológico no hay diferencias, creemos en lo mismo, no hay discrepancias, el problema es de procedimiento", declaró.

Acosta oficializará su renuncia ante el pleno de la Asamblea este martes, tras suspender -por falta de quórum- una sesión que convocó para el lunes.

Entretanto, Correa tenía previsto reunirse de urgencia con el buró de su movimiento Alianza País.

Por su parte, la oposición de derecha opinó que la inesperada renuncia destapó la crisis que venía cocinándose en el oficialismo por las presiones de Correa para entregar el texto de la Constitución y conseguir su aprobación antes de que siguiera cayendo su popularidad. "Esto es lo que ha destapado la olla de grillos, y eso ha precipitado la renuncia de Alberto Acosta, porque él no está de acuerdo con presentar una Constitución al apuro", dijo el asambleísta Leonardo Viteri.

Otras noticias

Contenido patrocinado