Buscar

Destacamos
Muere Avicii a los 28 años, uno de los DJ más famosos del mundo

El líder opositor de Zimbabue se refugia en la embajada holandesa

AFP
23/06/2008 - 15:21

El régimen de Zimbabue continuaba este martes sus preparativos para los comicios presidenciales del viernes sin tener en cuenta los llamamientos a anular estas elecciones ni la retirada del principal líder opositor, Morgan Tsvangirai, que seguía refugiado en la embajada de Holanda.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó el lunes por unanimidad, después de violentas discusiones, la campaña de violencia contra la oposición en Zimbabue y "el comportamiento del gobierno, que negó a sus opositores políticos el derecho a hacer campaña libremente".

Estas violencias e intimidaciones "hicieron imposible la realización de elecciones libres y equitativas" el próximo viernes, agregó el Consejo de Seguridad. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió a las autoridades que anulasen estos comicios.

Debido a esta represión, Morgan Tsvangirai, de 56 años, renunció el domingo pasado a participar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales contra el jefe del Estado saliente, Robert Mugabe, de 84 años y en el poder desde 1980. El jefe del Movimiento por un Cambio Democrático (MCD) se refirió a una "orgía de violencia" en el país y dijo que no podía "pedir a los electores que arriesgasen su vida" por él.

Mientras persistía la tensión, Tsvangirai se refugió en la embajada de Holanda en Harare, de la cual espera salir "en los dos próximos días". "Yo evalúo mi situación y en cuanto esté seguro de que mi seguridad está garantizada, partiré", declaró a la AFP.

El líder opositor, que fue arrestado en cinco oportunidades por la policía durante su campaña antes de ser liberado sin cargos, no quiso revelar su próximo destino por motivos de seguridad.

Tsvangirai también excluyó la realización de elecciones mientras no cambien "las condiciones actuales" en el país. El lunes había pedido la anulación de las elecciones presidenciales y que se organizara "una nueva elección especial en una atmósfera libre y justa". "El gobierno puede hacer lo que quiera: no habrá elecciones, pues yo como competidor no participaré en ellas, y porque la gente no participará", afirmó a una radio holandesa.

El líder opositor, que confiaba en la comunidad internacional para obligar a ceder a Mugabe después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, manifestó su alegría ante la posición adoptada por las Naciones Unidas. "Creo que la combinación de la Unión Europea y de las Naciones Unidas producirá la presión necesaria", dijo.

Sin embargo, el régimen sigue sordo a sus llamados y a las presiones internacionales. "Los preparativos están en una etapa avanzada", declaró el lunes el portavoz de la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC), Uitoile Silaigwana, quien sostiene que no recibió ninguna carta señalando oficialmente la retirada de Tsvangirai de las elecciones. "Hoy terminamos el entrenamiento de los agentes electorales y su despliegue. El material electoral está siendo distribuido en el país, estamos casi listos", agregó.

Robert Mugabe trató con desprecio las críticas occidentales. "Gran Bretaña y sus aliados cuentan una serie de mentiras sobre Zimbabue (...) porque quieren crear una situación para justificar su intervención en Zimbabue", afirmó, según el diario The Herald (estatal).

El embajador de Zimbabue ante las Naciones Unidas también criticó enérgicamente al secretario general de la ONU. "¡Utilizar la tribuna de Nueva York para exigir una postergación de la segunda vuelta no tiene sentido!", exclamó Boniface Chidyausiku.

El jefe del Estado acusa regularmente a Occidente, que adoptó sanciones contra el círculo del poder después de la cuestionada reelección de Mugabe en 2002, de arruinar a su país, donde la inflación alcanza cifras astronómicas, el 80% de la población carece de empleo y la escasez es recurrente.

Otras noticias

Contenido patrocinado